Nacional

España, octavo país en la Unión Europea con mayor incidencia

El Consejo General de Enfermería reclama la formación de enfermeras para erradicar la tuberculosis en España y el mundo

Más de 4.500 casos de tuberculosis fueron declarados en España en 2017, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con una tasa de 9,8 casos por cada 100.000 habitantes. En el marco de la Unión Europea, sólo los países del Este y Portugal presentan una incidencia mayor

La tuberculosis sigue afectando a casi 10 millones de personas en todo el mundo cada año y aproximadamente 1,6 millones muere por esta causa; más que el VIH/Sida

Con motivo del Día Mundial de la enfermedad, que se conmemora el próximo domingo, el Consejo General de Enfermería celebra el reciente Plan Nacional contra la infección anunciado por el Gobierno de España, pero reclama estrategias coordinadas a nivel global

El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), del que el CGE es miembro activo, ha conseguido formar en detección de los síntomas, prevención y dispensación del tratamiento a más de 176.000 sanitarios de 17 países

La Comarca

22/03/2019

(Última actualización: 23/03/2019 11:50)

Imprimir

España es el octavo país en incidencia de tuberculosis de la Unión Europea, sólo por detrás de los países del Este y Portugal, con más de 4.500 casos registrados cada año y 250 fallecidos por esta causa. A nivel global, el panorama es mucho peor, agravado por la aparición de resistencias bacterianas. Así, la tuberculosis sigue afectando a casi 10 millones de personas en todo el mundo cada año y aproximadamente 1,6 millones muere por esta causa; más de 4 000 personas fallecen cada día por esta enfermedad curable, que sigue siendo la principal causa de muerte por enfermedad infecciosa al matar a más personas que el VIH/Sida. De un total estimado de 558.000 personas que contrajeron tuberculosis resistente a los fármacos (DR-TB) en 2017, únicamente el 25% recibió tratamiento y, de este porcentaje, sólo el 55% fue tratado con éxito. Según los datos del Informe Mundial de la OMS sobre la Tuberculosis 2018, las muertes por tuberculosis resistente a los fármacos representan casi un tercio del total de muertes por resistencia a los antimicrobianos.

Desde el Consejo General de Enfermería (CGE), y con motivo del Día Mundial de la enfermedad que se conmemora el próximo domingo 24 de marzo, se celebra la aprobación de un Plan Nacional contra la enfermedad y los avances paulatinos hacia su erradicación. Sin embargo, “reclamamos más formación, tanto en nuestro país como en el resto del mundo, de cara a que los profesionales sanitarios sepan cómo enfrentarse a una infección que, hoy por hoy, es más letal que el sida. Es importante que el Gobierno se tome en serio nuestras altas tasas de incidencia dentro del marco europeo y establezca un plan serio que implique a todos los profesionales”, asegura el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya.

Pérez Raya ha alabado las iniciativas puestas en marcha desde la Organización Mundial de la Salud, especialmente las lideradas por el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) del que el CGE es miembro activo. En los últimos años, el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) ha formado a 2.300 enfermeras en todo el mundo al objeto de sostener la estrategia de la Organización Mundial de la Salud para acabar con la tuberculosis. Así, a través de cursos de “formación para la transformación” impartidos en 17 países de África, Asia y la Federación Rusa, realmente han llegado a más de 176.000 enfermeras, médicos, trabajadores sanitarios afines y miembros de la comunidad, en una formación en cascada, para mejorar los cuidados que se prestan a los pacientes que padecen tuberculosis y tuberculosis multirresistente a los fármacos.

“Debemos seguir apoyando esta formación porque la erradicación de la tuberculosis es un horizonte que debemos perseguir, ya que contamos con las herramientas terapéuticas para evitar esos 1,6 millones de muertes anuales, pero resulta fundamental establecer estrategias coordinadas a nivel internacional y que se apueste por la formación de los sanitaros que más estrechamente interactúan con los pacientes en sus comunidades. La multirresistencia es un grave problema, mucho más difícil y costosa de tratar”, añade el presidente de las enfermeras.

Este proyecto del CIE, iniciado en 2005 y que está a punto de finalizar, ha puesto de manifiesto que antes de comenzar la formación muchas enfermeras tenían pocos conocimientos sobre la tuberculosis, en particular sobre los factores de riesgo, las señales y los síntomas de esta enfermedad, así como sobre los métodos utilizados para diagnosticarla y dispensar un tratamiento estándar. Tras las clases, los conocimientos al respecto por parte de las enfermeras se incrementan considerablemente entre el 20 y el 30%.

Formación enfermera, fundamental

Para Carrie Tudor, directora del proyecto, “es fundamental formar a enfermeras experimentadas en la prevención, los cuidados y el tratamiento de esta enfermedad, además de lograr que trasladen sus conocimientos a otro personal sanitario con el fin de mejorar los cuidados a los pacientes. Las enfermeras ocupan una posición única para contribuir a la erradicación de la tuberculosis en el mundo de una vez por todas”, ha subrayado Tudor.

Estos cursos del proyecto, basados en la práctica, se han impartido en países con una elevada carga de tuberculosis/tuberculosis multirresistente a los fármacos donde el CIE mantiene una estrecha relación de trabajo a nivel local con las asociaciones nacionales de enfermeras.