Nacional

Se cumplen ocho años desde el comienzo del conflicto en Siria

Cruz Roja ha realizado más de 250.000 consultas médicas en Líbano (con vídeo)

En un desastre humanitario que ha provocado cientos de miles de muertes y que la mitad de la población siria se haya visto obligada a huir de sus hogares

La Comarca

17/03/2019

(Última actualización: 18/03/2019 07:20)

Imprimir

La guerra en Siria, tras ocho años desde el comienzo del conflicto, continúa siendo una realidad con consecuencias devastadoras para la población civil, en un desastre humanitario que ha provocado cientos de miles de muertes y que la mitad de la población siria se haya visto obligada a huir de sus hogares.

La gran mayoría de las personas que huyeron del conflicto lo hicieron hacia los países vecinos, donde más de 5 millones de refugiados sirios permanecen en comunidades locales y campamentos de Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto. La vida en los campos de refugiados no es nada fácil, al encontrarse ya muy saturados antes del estallido del conflicto, lo que hizo que las necesidades se vieran incrementadas, especialmente aquellas relacionadas con el acceso a la atención médica, la asistencia psicosocial o la cobertura de las necesidades más básicas.

Para hacer frente a esta situación, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja puso en marcha el programa ‘Madad’, que en árabe significa ‘Ayudar juntos’, en la que colaboran actualmente 15 sociedades nacionales de Cruz Roja y Media Luna Roja y que cuenta el apoyo financiero de la Unión Europea, a través del Fondo Regional para la Respuesta a la Crisis en Siria. El propósito de este programa es apoyar a las personas refugiadas sirias que se encuentran por la guerra en Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto para que puedan llevar una vida diaria digna y segura hasta que puedan regresar a sus hogares en algún momento.

La contribución de Cruz Roja Española al programa ‘Madad’ se lleva a cabo en colaboración con la Cruz Roja Libanesa y permite apoyar a las personas refugiadas en las zonas y comunidades de acogida, especialmente en materia de salud comunitaria y acceso a los servicios sanitarios en las comunidades de Amar El Baykat, Ghazieh, Hawch el Refka, Kfrashlen, Menyara y Shwaghit, donde más de 200 personas voluntarias comunitarias formadas han llevado a cabo 420 actividades de promoción de la salud en las que han participado más de 5.000 personas, de las que más de 2.000 eran de origen sirio (un 63% mujeres).

Cruz Roja Española en Líbano

“La actuación de Cruz Roja Española con personas refugiadas en Líbano persigue mejorar el bienestar, la resiliencia y la convivencia entre las personas refugiadas más vulnerables, contribuyendo así a la estabilidad general en la región. El proyecto ofrece soporte de salud, apoyo para la recuperación de los medios de vida, asistencia de salud y apoyo psicosocial” señala María Alcázar, Directora de Cooperación Internacional de Cruz Roja Española.

La respuesta de Cruz Roja Española ante la llegada de personas refugiadas a Líbano se ha canalizado principalmente a través de la Cruz Roja Libanesa y la Media Luna Roja de Palestina presente en la zona, donde se ha dado respuesta esencialmente a las necesidades en salud de los grupos de población afectados por la crisis, es decir, población refugiada, tanto siria como palestina y población libanesa en situación de vulnerabilidad, mediante el apoyo al funcionamiento de una red de unidades médicas móviles para realizar consultas médicas de atención primaria en zonas remotas que han alcanzado a Saida, Tyr, Hermel, Akkar, Baalback, Bekaa, Tripoli y Shouf.

Gracias a la colaboración de Cruz Roja Española con la Cruz Roja Libanesa y la Media Luna Roja de Palestina, desde 2013 se han podido atender un total de 254.000 consultas médicas, de las que más de 50.000 han sido consultas pediátricas y más de 40.000 ginecológicas. En el último año y medio, más de 18.000 personas han sido atendidas desde estas consultas médicas y, de ellas, más de 12.200 fueron mujeres de origen sirio. También se han realizado más de 74.000 sesiones informativas de promoción de la salud y entregado más de 15.000 kits de higiene entre la población.

Además, se ha apoyado a los departamentos de ginecología y obstetricia en 5 hospitales de la Media Luna Roja Palestina en Líbano, concretamente en los hospitales de Safad (Tripoli, Beddawi camp); Haifa (Beirut); Nasra (Bikaa, Bar Elias; Al Hamshari (Saida) y Balsam (Tyre). Otra iniciativa destacada ha sido la capacitación de 12 enfermeras como matronas, lo que ha permitido el relevo generacional con nuevas profesionales preparadas para asistir partos.

Todas estas acciones han contado con la financiación de la Unión Europea, AECID, Ayuntamientos de: Barcelona, Molins del Rei, Villatorres, Madrid, Toledo, Ejea de los Caballeros, Mataró, Sant Sadurni d´Anoia, Esplugues de Llobregat, Palafruguel; Comunidad Autónoma de Madrid, Gobierno de Cantabria, Generalitat Valenciana; Fons Mallorqui y Menorqui, Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Universidad de Castilla-La Mancha; Diputaciones Provinciales de Córdoba, Guipúzcoa, Huelva, Alicante; Cabildo de Gran Canaria, Fondo Catalán de Cooperación y la aportación de la población española, entre otros.

El Banco Rojo: experiencia 360º que muestra cómo es “Vivir en un campo de refugiados”

Entre edificios derribados, en caminos de tierra polvorientos y frágiles tiendas de campaña, las personas refugiadas que se han visto obligadas a huir de Siria, explican a través de una experiencia de realidad virtual cómo es su vida cotidiana, las carencias, los desafíos y las preocupaciones a los que tienen que enfrentarse a diario, así como sus sueños y esperanzas de futuro. Esta experiencia 360º se grabó en el verano de 2018 en un campo de refugiados de Líbano, donde más de 1 millón de personas han buscado refugio.

“Escuchar de cerca cómo es el día a día de las personas refugiadas te permite tomar conciencia de su situación y mostrar cómo el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, con el apoyo de la Unión Europea, está ayudando en toda la región”, señala María Alcázar, Directora de Cooperación Internacional de Cruz Roja Española.