Nacional

El DOC (Desfibrilador Operacional Conectado) se encuentra en la puerta de la comisaría de la Policía Nacional, próximo a la Torre ASIMA

ASIMA instala un desfibrilador para cardioproteger una de las zonas de alta densidad laboral de Son Castelló

En España se estima que cada año se producen más de 30.000 paradas cardíacas, lo que equivale a una media de un paro cardíaco cada 20 minutos

La Comarca

13/03/2019

(Última actualización: 15/03/2019 09:08)

Imprimir

La Asociación de Industriales de Mallorca ASIMA ha instalado un desfibrilador de última generación B+Safe en la puerta de la comisaría de la Policía Nacional que hay en el Polígono Son Castelló, contando con el asesoramiento de Cruz Roja.

En concreto, se ha instalado en este lugar, “porque es una de las zonas del polígono Son Castelló con más densidad de visitantes y trabajadores”, asegura el presidente de ASIMA, Francisco Martorell Esteban.

Sabiendo la importancia que tiene cardioprotegerse y los datos al respecto de las paradas cardiacas que se producen en España, al año más de 30.000, lo que equivale a una media de un paro cardíaco cada 20 minutos, “en ASIMA apostamos por las personas y por llevar a cabo acciones útiles y reales como es en este caso”, afirma Francisco Martorell Esteban.

B+Safe es el fabricante con mayor presencia en el mercado español y sus equipos DOC (Desfibrilador Operacional Conectado) cardioprotegen numerosas zonas, entre ellas la Cruz Roja en Palma, así como instituciones, empresas, instalaciones deportivas, hoteles, etcétera.

Por ello, señala el presidente de ASIMA, “hemos instalado este desfibrilador DOC® Desfibrilador Operacional Conectado que es el único desfibrilador del mercado que dispone de todas las soluciones integradas en el equipo, pudiendo conectarse y permanecer operativo las 24 horas del día, los 365 días del año”.

Dicho desfibrilador, dispone en el propio equipo de telecontrol, teleasistencia, llamada preferente al 112 y Geolocalización las 24 horas, siendo el más eficaz del mercado.

Gracias a la colaboración de Cruz Roja en Baleares, en ASIMA se ha realizado ya el primer curso de formación de RCP (Reanimación Cardiopulmonar Básica) y uso del desfibrilador a un grupo de trabajadores del entorno de la zona donde se ha instalado el desfibrilador anteriormente mencionado.

En la presentación de este DOC han estado el Francisco Martorell Esteban; Alejandro Sáenz de San Pedro, director general de ASIMA; Miguel Rullán, miembro de la junta de ASIMA y Toni Barceló, presidente de Cruz Roja en Baleares.

¿Qué es un desfibrilador?

Un DESA, o desfibrilador automático corrige el ritmo del corazón, lo reactiva. Los sensores adhesivos (parches) se unen al pecho de la víctima. Los electrodos (se realiza un electrocardiograma) en el que el Desfibrilador analiza, según el protocolo sanitario, si la descarga es necesaria, comparando el electrocardiograma adquirido con el de un corazón en fibrilación. Si la fibrilación está llevándose a cabo el DESA proporciona la cantidad correcta de descarga para tratar de corregir el ritmo del corazón. La descarga nunca podrá ser aplicada si no es necesaria.

En combinación con la RCP (Reanimación Cardio Pulmonar), un desfibrilador ofrece la mejor oportunidad, y muchas veces única, de supervivencia para ayudar a una persona que es víctima de un paro cardíaco hasta que llegue un profesional médico.

La rápida respuesta en caso de paro cardíaco es crucial para la supervivencia de la víctima o para evitar secuelas graves, siendo de un 90% en el primer minuto y descendiendo de un 10% cada minuto que pasa a partir del quinto minuto. Los desfibriladores de uso público son los llamados DEA o DESA, desfibrilador automático (los más antiguos) y desfibrilador semiautomático, los más utilizados para uso no sanitario.