Calzada de Calatrava

Con entrada libre

Calzada de Calatrava: Ventura Caballero afirma que “cuando el pintor termina la obra, tiene la necesidad de que sea vista”

Dr. Ayala: “Unir arte y medicina siempre nos ha parecido una gran idea”

Clínica Otosalud - Dr. Ayala presenta la obra de la artista Ventura Caballero

La Comarca

11/03/2019

(Última actualización: 15/03/2019 13:21)

Imprimir

El pintor Ventura Caballero, natural de Calzada de Calatrava, expone en Ciudad Real con una colección de diecisiete obras en pintura acrílica y óleo en Clínica Otosalud - Dr. Ayala. Tal y como comenta el artista, en estos años no ha dejado ver mucho su trabajo porque “no tenía la tranquilidad que requiere enfrentarse a una exposición”. Pero, afortunadamente, ha seguido pintando y el resultado se puede apreciar en las paredes de la Clínica Otosalud, que dirige el Dr. Luis Ayala. “Es la cuarta muestra que acogemos, y por supuesto, esperamos que esta iniciativa se consolide en el tiempo, acogiendo a artistas de nuestra tierra, por bien del arte y por supuesto, del paciente. Unir arte y medicina siempre nos ha parecido una gran idea”.

Ventura Caballero se enfrenta con optimismo a esta nueva exposición. “Lo importante es que ‘te vean’. Cuando el pintor termina la obra, la obra ya no tiene nada que decirle al artista ni el artista a la obra, funciona por su cuenta; tiene la ‘necesidad’ de ser vista. Me da igual que se vea en un museo o en un espacio privado porque los ojos de los que la miran son los mismos”.

Al artista le interesa el paisaje y su relación con la luz que lo ilumina. En palabras del pintor, “la luz crea sensaciones únicas”, y para Ventura “todo lo que está al alcance de tu ojo es paisaje”. Aunque por lo general, el paisaje se interpreta solo en relación con al campo, también el paisaje puede ser urbano, que “aunque parezca más complejo tiene una articulación para el artista más fácil porque es una cuestión de perspectiva. Una vez que lo bocetas y lo integras en el lienzo trabajas más rápido, te equivocas menos”. El campo es distinto, “sobre todo en el paisaje de aquí que es plano, llano, con pocas cosas. Cuando no tienes nada a lo que agarrarte tu sensibilidad tiene que agudizarse más para que ese paisaje funcione. Una llanura donde el horizonte se pierde simplemente por distancia requiere más sensibilidad que una calle llena de árboles y edificios”.

En cualquier cuadro, ya sea urbano o rural, lo fundamental, opina el pintor, “es que el espectador sepa qué época del año es y casi, qué hora del día, porque es lo que condiciona toda la atmósfera: en el mismo paisaje, no son los mismos tonos en cada estación, ni la luz en cada hora del día. Es importante que el espectador pueda apreciarlo”.

En cuanto a la metodología, Ventura Caballero se apoya en la fotografía. “Todo lo que pinto, rural o urbano existe, no me invento nada, y para eso la fotografía es un gran apoyo porque te llevas lo que has visto en el campo, captas la sensación cromática o de luz que andas buscando después de estar horas en el campo”. Más tarde, en su taller, recorre “esa fotografía en el ordenador, porque no toda la fotografía se convierte en cuadro… En algún momento determinado aparece algo que sí puedo pintar, una casa que has tenido al fondo de la foto, un detalle de un jardín al que accedes tras un zoom. Es decir, utilizo la fotografía para buscar algo pictórico dentro de ella”.

Es ingeniero técnico agrícola y decorador de profesión, pero su pasión por la pintura viene de largo. “Desde pequeño siempre me recuerdo dibujando, cualquier cosa, pero sobre todo el campo, los patios de mi pueblo, Calzada de Calatrava”. Con algo más de veinte años empieza con las exposiciones, “de patrimonio fundamentalmente, Almagro, Villanueva de los infantes, etc., y luego me voy atreviendo con el color. Desde entonces ya no dibujo, sólo para el encaje y cuando salgo de viaje que llevo un bloc pequeño donde hago unos apuntes de lo que tengo enfrente”.

Tras la Clínica Otosalud - Dr. Ayala expondrá en la sala Ferroal, de Daimiel, en el mes de abril, exposición que se unirá a las últimas que han tenido lugar en la galería de arte Trazos de Ciudad Real y en la antigua bodega Los Llanos de Valdepeñas.