Puertollano

Con 20 minutos de duración y dos participantes al mismo tiempo como máximo

Albertia Puertollano realiza sesiones sensoriales individualizadas en una sala Snoezelen

Su sala de estimulación sensorial cuenta con un tubo de burbujas, proyector visual, suelo texturizado o reproductor de música, además de aparatos de alta tecnología que se complementan con pelotas Bobath y con artilugios manipulativos

La Comarca

08/03/2019

(Última actualización: 10/03/2019 11:59)

Imprimir

Como parte de su apuesta por nuevas terapias no farmacológicas, la residencia de mayores Albertia Puertollano ha comenzado a realizar sesiones sensoriales en la sala Snoezelen, con resultados muy positivos hasta ahora, según informan desde este centro geriátrico ubicado en un edificio histórico situado en la Glorieta de España 1, en Puertollano.

Actualmente, la residencia cuenta con una sala de estimulación sensorial con diversos materiales como tubo de burbujas, suelo texturizado, proyector visual y reproductor de música. Además de pelotas Bobath, material manipulativo que aporta información táctil y sensorial, junto a cremas y lociones con diferentes olores para la estimulación olfativa.

Las sesiones snoezelen en la sala tienen una duración aproximada de veinte minutos, con un máximo de dos participantes, y están diseñadas para los mayores con enfermedades neurodegenerativas, por ejemplo, demencia. Estas enfermedades merman las capacidades cognitivas, impidiendo que las personas que las sufren puedan llevar a cabo actividades significativas. La privacidad ocupacional genera, además, frustración, inseguridad, desconexión y trastornos de conducta.

Gracias a la estimulación sensorial, se proporciona a los usuarios estimulación a nivel visual, olfativo, táctil, auditiva y, en algunos casos gustativo. Dicha información les permite estar más conectados a la realidad, además de activar áreas cognitivas desconectadas por la falta de estimulación. También, es importante destacar, que uno de los beneficios de la estimulación sensorial es le mejoría en el estado de ánimo y la calidad de vida, permitiendo la conexión con el entorno.

Las sesiones snoezelen están resultando en un 90% muy eficaces para los mayores que han participado. Se observa un mayor nivel de alerta durante la sesión y tras ella. En algunos casos donde el lenguaje verbal esta alterado o es mínimo, se observa un aumento de verbalizaciones. Su expresión facial y corporal cambia trabajando también el posicionamiento corporal en sedestación. Además, durante las sesiones, la Terapeuta Ocupacional incluye actividades cognitivas adaptadas a sus capacidades. Así, fomenta la memoria, la atención y la concentración. Por último, cabe destacar que en ocasiones se trabaja con apoyo musical, trayendo al presente recuerdos del pasado.