Región

A partir de este día 6 de marzo

Las limpiadoras de la Residencia San José de Toledo se manifestarán todos los miércoles

Para exigir a sus responsables que no las pongan en manos de Netalia-Raspeig, “que piensen en nosotras como personas, como mujeres trabajadoras que dependen de sus nóminas para vivir; y no como carne de cañón a disposición de una empresa insolvente e incumplidora"

“Si la familia Blanco no nos paga nuestros salarios, ¿nos los van a pagar los diputados del PSOE?”

Netalia ya debe el mes de febrero a las limpiadoras de la sede del INSS en Toledo, y sólo ha pagado enero -y con cuatro semanas de retraso- a cuatro de las seis trabajadoras que prestan este servicio

La Comarca

05/03/2019

(Última actualización: 06/03/2019 08:57)

Imprimir

Las limpiadoras de la Residencia San José de Toledo acudirán este miércoles a manifestarse a las puertas de la Diputación de Toledo para exigir a sus responsables que no las pongan en manos de Netalia-Raspeig.

Estas mujeres, cerca de una treintena, se concentran a diario en la propia Residencia desde el pasado 21 de febrero, para pedir al equipo de Gobierno de la Corporación provincial anule la adjudicación a Netalia de la contrata de la limpieza de su centro de trabajo.

A partir de mañana, acudirán todos los miércoles desde las 10.00 a las 11.00 horas a expresar su reivindicación ante la sede de la Diputación, para pedir a su presidente, Álvaro Gutiérrez (PSOE), que piense en ellas “como personas, como mujeres trabajadoras que dependen de sus nóminas para vivir, nosotras y nuestras familias; y no como carne de cañón a disposición de una empresa insolvente e incumplidora".

“Las cuentas depositadas por Netalia en los registros públicos evidencian claramente su incapacidad financiera y económica para garantizar el pago puntual de los salarios. Informes técnicos acreditados subrayan la elevada probabilidad de incumplimiento y el alto riesgo de impagos de Netalia. Instamos a los regidores socialistas de la Diputación toledana a no exponer a 30 mujeres a quedarse sin cobrar por su trabajo”, señala José Luis Cerro, responsable de CCOO-Construcción y Servicios en Toledo.

Netalia fue creada por el dueño de la tristemente famosa Raspeig a nombre de su hijo para tener un NIF alternativo con el que pujar por contratas públicas; especialmente útil y necesario después de que Raspeig acumulara en los últimos ejercicios enormes deudas salariales y provocara movilizaciones y huelgas por todo el país, incluida Castilla-La Mancha, evidenciando su insolvencia y arruinando así su reputación. Desde entonces, el padre sustituyó al hijo como administrador único de Netalia”.

“Netalia es Raspeig con otro nombre”, advierte Cerro. “De hecho, ya con Enrique Blanco padre al frente, también Netalia ha empezado a acumular deudas salariales con las trabajadoras de las contratas que le están siendo adjudicadas. Incluso en la propia ciudad de Toledo, donde a finales del pasado año se hizo con la contrata de la limpieza de la sede del INSS".

“El mes de enero ya no pagó los salarios en tiempo y forma. Y a 5 de marzo, solo ha pagado la nómina de ese mes a cuatro de las seis trabajadoras que prestan este servicio. El mes de febrero no lo ha cobrado ninguna”.

“La Diputación de Toledo, su equipo de Gobierno y los miembros de la mesa de contratación que adjudicaron a Netalia la limpieza de la Residencia san José, tienen que ser conscientes de la procedencia y la trayectoria de Netalia”, advierte Cerro.

“Si la familia Blanco no nos paga nuestros salarios, ¿nos van a pagar los diputados del PSOE?”, cuestionan las trabajadoras de la limpieza de la Residencia San José.