Región

Según se desprende de algunas informaciones y comunicaciones publicadas en las redes sociales

La Junta desmiente que el nuevo Decreto de Inclusión Educativa favorezca el cierre de Centros de Educación Especial

Para la Consejería de Educación, Cultura y Deportes la norma favorece la inclusión, mantiene la escolarización del alumnado que no pueda ser atendida en los centros ordinarios en los de educación especial, y además potencia la función de estos últimos, convirtiéndolos en espacios de asesoramiento y de recursos de los centros ordinarios

La Comarca

23/02/2019

(Última actualización: 24/02/2019 19:34)

Imprimir

El Gobierno de Castilla-La Mancha desmiente que el nuevo Decreto de Inclusión Educativa favorezca el cierre de Centros de Educación Especial, y afirma que, más bien, ampara la inclusión, mantiene la escolarización del alumnado que no pueda ser atendida en los centros ordinarios en los de educación especial, y además potencia la función de estos últimos, convirtiéndolos en espacios de asesoramiento y de recursos de los centros ordinarios.

La Consejería de Educación, Cultura y Deportes ha salido al paso de esta forma tras conocerse algunas informaciones y comunicaciones publicadas en las redes sociales, donde, sin ningún rigor, y, en algunos casos, de manera malintencionada, se ha pretendido difundir que con el nuevo Decreto de Inclusión Educativa se busque llegar al cierre de los Centros de Educación Especial de la Comunidad Autónoma.

Asimismo, en dichas informaciones publicadas en la red, además de mencionar a la Administración educativa, se ha hecho referencia a diferentes asociaciones e instituciones gestoras de algunos de estos proyectos, algo que, según los responsables de la propia Consejería, está creando cierta intranquilidad entre los trabajadores y, como no, entre las familias que tienen escolarizados a sus menores.

En el artículo 16 del mencionado Decreto, se dice textualmente: “La modalidad de escolarización en centros de educación especial consiste en la escolarización del alumnado que requiera una respuesta educativa que no pueda ser proporcionada por centros ordinarios para cursar la etapa de Educación Infantil, Educación Básica Obligatoria y Programas de Formación para la Transición a la Vida Adulta Básica o de Capacitación”

“Estas modalidades de escolarización tendrán un carácter revisable y reversible para favorecer los procesos de retorno a modalidades ordinarias de escolarización con el fin de lograr el acceso del alumnado a un régimen de mayor inclusión. Serán los centros o unidades de educación especial, en colaboración con los centros ordinarios, asesorados por la Red de Apoyo a la Orientación, Convivencia e Inclusión Educativa y los servicios de Inspección Educativa, los responsables de revisar periódicamente dichas modalidades de escolarización”.

“Los centros de educación especial, además, impulsarán actuaciones que favorezcan su renovación como centros de recursos y/o asesoramiento en materia de inclusión educativa y de respuesta a las características diferenciales del alumnado formando parte de la Red de Apoyo a la Orientación, Convivencia e Inclusión Educativa.”

Según la Consejería, en ningún caso, por la tanto, se puede deducir ni del espíritu ni de la letra del mencionado Decreto, la intención de favorecer el cierre de ningún centro, sino más bien, el propósito de amparar la inclusión educativa, de mantener la escolarización del alumnado que no pueda ser atendida en centros ordinarios en los de educación especial y de potenciar la función de los últimos, favoreciendo que, además, sean centros de asesoramiento y de recursos de los ordinarios.

Una afirmación, esta última, que ha sido la respuesta ofrecida por el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, tanto en la mesa de trabajo del Foro Ciudadano celebrada el pasado 15 de febrero, como en todas las reuniones mantenidas con entidades, asociaciones y equipos directivos de centros educativos de Castilla-La Mancha.