Nacional

La operadora donsolida su proceso de transformación

Telefónica aumenta un 6,4% su beneficio neto en 2018, hasta 3.331M€

• Los ingresos de Telefónica en el 2018 aumentan el 2,4% en términos orgánicos (-6,4% reportado) y ascienden a 48.693M€. En el cuarto trimestre del año aceleran su crecimiento hasta un 3% (-1,9% reportado), y totalizan 12.917M€.

La Comarca

21/02/2019

(Última actualización: 21/02/2019 21:16)

Imprimir

Telefónica ha presentado hoy los resultados financieros correspondientes al ejercicio 2018, que destacan por su crecimiento rentable y sostenible, por el uso eficiente de los recursos, la transformación radical de redes y por la mejora de la calidad y de la experiencia del cliente. Destacan igualmente por la fuerte reducción de la deuda, de 2.445M€ en el ejercicio, aunque si tenemos en cuenta las operaciones de desinversión anunciadas en los dos primeros meses de 2019 (Telefónica Centroamérica y Antares), la deuda neta se reduciría adicionalmente en aproximadamente 1.400M€.

Crecimiento en valor

Telefónica ha cerrado 2018 con un total de 356,2M de accesos, una base de clientes de mayor calidad que permite una aceleración del crecimiento del ingreso medio por cliente en el trimestre (+3,8% orgánico; +3,2% en enero-diciembre) y la estabilidad del churn. Además, durante el cuarto trimestre ha continuado la fuerte actividad comercial, enfocada en clientes de alto valor. Así, crecen los clientes de LTE (+20% interanual, hasta 117,4M); los accesos de contrato móvil (+7% interanual, hasta 123,8M) y los smartphones (+6% interanual, hasta 167,7M). Por otro lado, los clientes de FTTx y cable ascienden a 13,2M (+21% interanual) y representan ya el 61% del total de accesos de banda ancha fija; mientras que los accesos de TV de pago se sitúan en 8,9M (+5% interanual).

Los ingresos correspondientes a 2018 se sitúan en 48.693M€ y crecen el 2,4% en términos orgánicos (-6,4% reportado). En el trimestre alcanzan los 12.917M€ y continúan su tendencia de aceleración del crecimiento y aumentan un 3% en términos orgánicos (-1,9% interanual reportado), apoyados en la mejora de los ingresos de servicio (+1.3% en el periodo octubre-diciembre; +1% en enero-diciembre), y en el fuerte avance de la venta de terminales (+18,5% en el trimestre; +18,8% en 2018).

Los gastos por operaciones (9.560M€ en octubre-diciembre; 33.955M€ en el conjunto del año) aumentan en el trimestre un 0,9% interanual (-7,6% en 2018), mientras que en términos orgánicos se incrementan un 4,3% interanual en el cuarto trimestre (+2,5% en los doce meses).

El resultado operativo antes de amortizaciones (OIBDA) asciende a 15.571M€ en 2018 (-3,8% interanual) y alcanza 3.537M€ en el cuarto trimestre (-9,6% interanual), afectado por cargos de restructuración y bajas de fondos de comercio, así como el efecto del tipo de cambio.

En términos orgánicos, el OIBDA crece un 3,5% en el ejercicio, mientras que en el cuarto trimestre aumenta el 2,4%, reflejo de la positiva evolución de los ingresos y los ahorros de la digitalización y simplificación, entre otras medidas, y a pesar del crecimiento de los gastos operativos. Excluyendo el impacto de la regulación (-0,9 p.p. en el trimestre y -1,7 p.p. en enero-diciembre), el OIBDA aumentaría un 3,3% interanual orgánico en el trimestre (+5,1% en enero-diciembre).

El OIBDA correspondiente al cuarto trimestre se ha visto impactado por el ajuste por hiperinflación en Argentina (+80M€) y otros efectos por importe neto de -552M€, entre los que destacan gastos de reestructuración (-363M€), el deterioro del fondo de comercio de México (-242M€), la adopción de la normativa contable NIIF 15 (+40M€) y la venta de torres (+19M€).

El margen OIBDA se sitúa en el 32% en el ejercicio (+0,9 p.p. interanual) y en el 32,3% orgánico (+0,3 p.p. interanual); mientras que en el cuarto trimestre alcanza el 27,4% (-2,3 p.p. interanual) y en el 32% en términos orgánicos (-0,2 p.p.).

De este modo, el beneficio neto en enero-diciembre asciende a 3.331M€ y crece un 6,4% interanual. En el cuarto trimestre totaliza 610M€ y desciende un 11,9% interanual. El resultado básico por acción en enero-diciembre asciende a 0,57€ y aumenta un 2,2% interanual. En el cuarto trimestre totaliza 0,11€ y desciende un 11,9% interanual.

En enero-diciembre de 2018 el flujo de caja libre asciende a 4.904M€ (-0,9% interanual), si bien crece un 5,3% excluyendo pagos de espectro, hasta 5.578M€. El flujo de caja operativo (OIBDA-CapEx) asciende a 7.453M€ en 2018 y se reduce un 0,5% interanual. En términos orgánicos aumenta un 8% en el ejercicio y un 31,1% en el cuarto trimestre, reflejando la mejor evolución del negocio y la menor intensidad de la inversión.

Por otra parte, la depreciación frente al euro de las divisas a las que Telefónica tiene exposición, especialmente del real brasileño y del peso argentino, tiene un impacto negativo en los resultados. Así, las divisas (excluyendo el ajuste por inflación) reducen en 8,2 p.p. el crecimiento interanual de los ingresos y en 9,3 p.p. el del OIBDA de 2018. Sin embargo, el impacto negativo de la depreciación de las monedas en el OIBDA del año (-1.511M€) disminuye significativamente en términos de generación de caja (-508M€), ya que la depreciación supone también menores pagos por CapEx, impuestos y dividendos a minoritarios. Asimismo, la evolución de los tipos de cambio supone una reducción de la deuda financiera neta de 213M€ en los últimos 12 meses.

José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica

“Si tuviera que definir este año 2018 lo definiría como el año del paso del ecuador en la transformación de Telefónica. Hoy puedo asegurarles que Telefónica está más cerca de la compañía que queremos ser que de la compañía que fuimos.

Los sólidos resultados presentados en el cuarto trimestre reflejan la mayor sostenibilidad de nuestro negocio. Continúan creciendo los clientes de valor, y la vida media de los mismos, y se acelera la tasa de crecimiento de los ingresos y de la generación de caja operativa.

En el año 2018, hemos ganado relevancia con nuestros clientes, consiguiendo el mejor dato de la historia en satisfacción de cliente. Seguimos aumentando el peso de los ingresos de mayor crecimiento (banda ancha y servicios más allá de la conectividad) y continuamos invirtiendo en redes a la vanguardia de la tecnología. Todo esto a la vez que seguimos mejorando la posición financiera de la Compañía, con un sólido flujo de caja libre, creciente sin incluir el espectro, que nos ha permitido reducir la deuda por tercer año consecutivo. Y todo ello, a pesar del impacto negativo de la regulación.

Este comportamiento, unido al buen momento operativo de los primeros meses del año, nos permite anunciar con confianza los objetivos de seguir creciendo en ingresos y OIBDA, al mismo tiempo que mantenemos las inversiones estables como ratio sobre ingresos en 2019. Adicionalmente, anunciamos un dividendo para 2019 estable, sostenible y atractivo de 0,40 euros por acción en efectivo, soportado por una sólida y consistente generación de caja.”