Nacional

La organización se pregunta sorprendida a qué logros se refieren el MAPA y las entidades firmantes del Acuerdo Lácteo

Unión de Uniones resalta que hasta noviembre 2018 abandonaron su actividad dos ganaderos de vacuno de leche cada día

En Castilla-La Mancha en los últimos tres años han desaparecido casi la cuarta parte de las granjas

El precio en España sigue estando por debajo de la media europea en un 10%

La Comarca

18/01/2019

(Última actualización: 20/01/2019 15:57)

Imprimir

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos se muestra sorprendida por las declaraciones realizadas por MAPA y entidades firmantes del Acuerdo para la Sostenibilidad de la cadena de valor del sector de vacuno de leche tras la XIV reunión de seguimiento que se ha celebrado esta semana, cuando se sabe que 800 ganaderos cerraron sus explotaciones durante 2018.

En Castilla-La Mancha, de las 220 granjas existentes a finales de 2015, hemos llegado a finales de 2018 con sólo 180, lo que supone una reducción de más del 22 %, casi la cuarta parte de nuestros ganaderos.

Unión de Uniones considera, como ya ha denunciado en repetidas ocasiones, que dicho Acuerdo no ha sido de utilidad para los ganaderos que siguen vendiendo muy por debajo de los costes de producción y un 10 % de las cotizaciones medias de la UE, alejadas en un 11 % de las de Francia y un 13 % por debajo de las de Alemania.

En este sentido, la organización afirma que los objetivos de base no se han logrado, ya que los ganaderos siguen abandonando su actividad ante la imposibilidad de poder vender la leche a un precio en el que pueda obtener una cierta rentabilidad. No se entiende que no se adopten medidas para evitar esta sangría de productores, cuando desde los poderes públicos se habla de ahora de la necesidad de afrontar el reto demográfico que supone una España rural cada vez más vacía.

Unión de Uniones insiste en que se debe hacer un análisis más exhaustivo y establecer indicadores de seguimiento que permita conocer la realidad del sector productor con respecto a los bajos precios que marca la industria.

Del mismo modo, la organización considera que, si el principal objetivo del Acuerdo para la sostenibilidad es trabajar por la estabilidad y creación de valor a lo largo de la cadena y lograr precios sostenibles y remuneradores en cada tramo de la misma, no es posible que siga permitiéndose a la Industria láctea y la distribución sigan engrosando sus balances a costa de ganaderos y consumidores.

La organización resalta que diciembre de 2017 se terminaba con 14.521 ganaderos y durante 2018, hasta noviembre (últimos datos que se conocen), fueron 799 los que cesaron su actividad. Por estas cifras, que suponen dos cierres al día, insta a todos los agentes del sector y entidades firmantes del Acuerdo Lácteo a revisarlo para evitar seguir perdiendo productores "y no quedarse en la autocomplacencia".

“Desde luego” manifiestan desde la organización “arruinar ganaderos, con el efecto que esto tiene sobre la economía de las poblaciones rurales, no es la manera de luchar contra la despoblación de nuestros pueblos, sino todo lo contrario, contribuir a dejar que se sigan muriendo”.