Opinión

Artículo de opinión

El movimiento ‘Queremos saber la verdad del Puy du Fou’ dice estar silenciado por la subdelegación del Gobierno en Toledo

Queremos saber la verdad del Puy du Fou

15/01/2019

(Última actualización: 15/01/2019 21:32)

Imprimir

Tras un proceso burocrático ultrarrápido y cuajado de irregularidades (un ejemplo de manual de lo que es el trato de favor), la empresa que promueve el parque temático Puy du Fou en Toledo pondrá la primera piedra de la instalación el próximo miércoles por la mañana.

El colectivo ciudadano Queremos Saber la Verdad del Puy du Fou, alarmados por los perjuicios cada vez más evidentes que este proyecto causaría al interés de la ciudadanía en múltiples aspectos (medioambiental, de calidad del trabajo, agua, de buen empleo de los fondos públicos...), llevamos meses tratando de que se oiga nuestra voz a pesar de todos los obstáculos. Sin intereses económicos ni propagandísticos en este tema, y sin fondos para pagar campañas mediáticas o tratos de favor por parte de la administración, nos hemos esforzado por comunicar a la ciudadanía las dudas y críticas fundadas que nos despierta el proyectado negocio de Puy du Fou en nuestra ciudad.

Lejos de favorecer el pluralismo y dar un espacio a la voz de la ciudadanía, las autoridades a menudo han desacreditado el movimiento. El último ejemplo de esta oposición interesada es la no autorización por la Subdelegación del Gobierno en Toledo de la concentración de ciudadanas y ciudadanos el miércoles 16, en las cercanías del parque, para protestar por el acto propagandístico de colocación de la primera piedra, arguyendo un acto administrativo (no haber justificado la urgencia de la notificación) para no favorecer el cumplimiento del artículo 21 de la Constitución referente a la libertad de reunión y manifestación. Por un lado, una empresa privada que está recibiendo un trato de favor y pretende recibir grandes cantidades de dinero público aparecerá en todos los medios. Por otro, un colectivo ciudadano de individuos sin más interés que defender el bien común, a los que ni siquiera se nos permite expresarnos en la vía pública. Si tanto se empeñan en silenciar la voz del colectivo, debe de ser porque hay verdades que no quieren oír... ni que las oigan las personas de Toledo.

Queremos saber la verdad del Puy du Fou