Puertollano

La inscripción es gratuita y está abierta a todos los ciudadanos

Portus Planus y ‘Vecinos de Puertollano’ proponen para el 23 de enero la I Ruta Choricera

La salida será a las 9:15 horas desde la Plaza del Ayuntamiento de Puertollano y la llegada sobre la 13:00 horas

La Comarca

15/01/2019

(Última actualización: 15/01/2019 21:30)

Imprimir

La Asociación Cultural Portus Planus y “Vecinos de Puertollano” organizan la I Ruta Choricera para celebrar el 23 de enero la tan arraigada tradición de comerse el chorizo en el campo. La inscripción es gratuita y abierta a todos los ciudadanos, destacando además que el chorizo corre de la cuenta de los organizadores, por lo que no es necesario llevarlo desde casa.

La salida será a las 9:15 horas desde la Plaza del Ayuntamiento de Puertollano y la llegada sobre la 13:00 horas. En la ruta se recorrerán los alrededores de la ciudad conociendo varios lugares del pasado minero de la misma.

Más información en acportusplanus@gmail.com y en el 679 148 359 y en las páginas de Facebook de Portus Planus y “Vecinos de Puertollano”.

Una tradición sin origen claro

Esta tradición no tiene aún un origen claro. Hay varias versiones: una, que vendría de la época de los Reyes Católicos, dice que es un acto de afirmación religiosa, que tras la matanza del cerdo, se comían los productos de esta en público para afirmar la pertenencia a la religión católica, dejando así al descubierto a falsos conversos y musulmanes.

Otra teoría, del historiador Miguel Fernando Gómez Vozmediano, no documentada tampoco, dice que durante el reinado de Alfonso XII, sus tropas pasaron por Puertollano justo en su onomásica (cumpleaños), y el pueblo de Puertollano les ofrecieron carne de matanza (lomo, chorizos, costillas, etc.) conservada en orza. Alfonso XII quedó encantado con el bocadillo de chorizo que le ofrecieron. Y así este acto se convirtió en costumbre.

Y la última teoría sobre el origen de esta fiesta es que coincide con la festividad de San Ildefonso que se celebraba en el Campo de Calatrava desde el S. XIV.