Puertollano

A través del Plan de Gestión el pulmón verde consolida su masa vegetal

Reducido el riesgo del arbolado del Paseo de San Gregorio de Puertollano con la eliminación de 51 ejemplares

Podrían derivar un peligro inminente a los viandantes en un espacio público que cuenta con 507 árboles, de los que 46 son palmeras

La Comarca

14/01/2019

(Última actualización: 15/01/2019 16:24)

Imprimir

El Plan de Gestión de Puertollano ha reducido el riesgo del arbolado en el Paseo de San Gregorio con la eliminación de 51 ejemplares, lo que supone el 5% de su masa arbórea, que podrían derivar un peligro inminente a los viandantes en un espacio público que cuenta con 507 árboles, de los que 46 son palmeras.

El concejal de Medio Ambiente, Carlos García, subrayó que se ha reducido la inseguridad a la mínima expresión y se ha consolidado a muchos años el futuro del corazón verde del Paseo y que pueda ser disfrutado durante mucho tiempo. La mayoría de los árboles eliminados estaban huecos, incluso repletos de basura, y podrían generar alguna contingencia sobre todo en puntos cercanos a dos kioscos.

Un futuro que se traduce también en renovar el arbolado con la plantación de veintiún ejemplares de diferente porte en distintos puntos que podrán crecer de una manera sostenible sin necesidad de poda.

Un nuevo Ginkgo Biloba

Desde acacias a tilos, cerezos, moreras sin fruto, almez,aligustre e incluso un nuevo ginkgo biloba, del que ya se contaba con otros dos y que es uno de los más apreciados del catálogo vegetal.

El objetivo no solo es repoblar sino también en aumentar la diversidad, por lo que con este plan ha crecido hasta en cincuenta y ocho variedades, tres más que cuando se inició el plan.

Un plan de acción hasta el 2032

Como ha relatado el concejal de medio ambiente, Carlos García, en el 2016 se adjudicó a Tecnigral, una empresa especializada en arboricultura, un estudio de los riesgos del arbolado en el Paseo de San Gregorio, después de diversos episodios de caídas de ramas en la vía pública sin tener que lamentar daños personales.

Además de hacer una evaluación de los árboles tenía encomendado la elaboración de un plan de gestión con el fin de conocer la situación real y hacerla más segura. Una intervención que se inició con un plan de choque durante los años 2017-2018 con el objetivo de reducir los riesgos en la calle y definir estructuras de futuro en el arbolado.

Una fase que terminó la pasada semana con la realización de diversas plantaciones por parte de los servicios municipales con apoyo de trabajadores del Plan de Empleo, y que continuará con un Plan de Acción con una vigencia hasta el año 2032. “Siguiendo las directrices del Plan de Gestión se actuará para conservar lo que tenemos y hacer un Paseo más seguro”, aunque reconoce que el riesgo cero no existe.