Nacional

Según el SEICAP

El riesgo de reacciones alérgicas por alimentos en niños aumenta en Navidades

Por ingesta accidental en aquellos niños con alergia alimentaria o en aquellos que prueban ciertos alimentos por primera vez

La Comarca

20/12/2018

(Última actualización: 22/12/2018 14:38)

Imprimir

Las Navidades se acercan y con ellas una de las épocas del año en las que más comidas se realizan fuera de casa. Esto conlleva un aumento del riesgo de reacciones por ingesta accidental en aquellos niños con alergia alimentaria o en aquellos que prueban ciertos alimentos por primera vez. Así, según destacan en el Grupo de Trabajo de Alergia Alimentaria de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), Muchos prueban los frutos secos en los dulces navideños o el pescado y el marisco, que son la tercera y cuarta causa de alergia alimentaria infantil.

Entre un 4 y un 8% de la población infantil padece alergia alimentaria y los alimentos que la causan son el huevo, la leche, los frutos secos, el pescado, el marisco, las legumbres y las frutas, por ese orden, según la SEICAP. La mayoría de las reacciones anafilácticas en niños se producen como consecuencia de la ingesta accidental de alimentos y una de cada cinco ocurre fuera de la vivienda, según las últimas cifras. En Navidades son más habituales los descuidos o que la persona que prepara los menús no esté bien informada, por lo que los riesgos son mayores, más si cabe cuando en los últimos años es muy frecuente que esas celebraciones se hagan en restaurantes.

Por estos motivos, la SEICAP ofrece un decálogo de consejos para unas Navidades felices y seguras para niños alérgicos a alimentos, que se puede descargar en su web www.seicap.es y que se adjunta con esta noticia.

Para tratar este asunto ponemos a vuestra disposición a pediatras especialistas en el tratamiento y diagnóstico de las alergias alimentarias, miembros de la SEICAP.

Decálogo del pediatra alergólogo

La SEICAP ha elaborado el siguiente Decálogo del Pediatra Alergólogo, que resume y justifica la necesidad de reconocimiento de esta Especialidad Pediátrica, con motivo del Día de la Pediatría que se celebra el miércoles 10 de octubre.

1- Especialista en alergia infantil: el pediatra alergólogo o inmunólogo es el especialista formado en pediatría y sus áreas específicas con acreditación en Alergología e Inmunología Pediátrica.

2 - Clave para la evolución del niño y adolescente alérgico o con inmunodeficiencias: los pediatras alergólogos o inmunólogos están capacitados para prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades alérgicas e inmunológicas en todas las edades del niño y adolescente.

3 - Profesional acreditado: la acreditación en Alergología e Inmunología Pediátricas las concede la Asociación Española de Pediatría (AEP) tras informe favorable de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), al comprobar la trayectoria profesional, conocimientos y competencias del solicitante.

4 - Reconocido en Europa: es la única especialidad pediátrica con reconocimiento europeo por parte de la EAACI (European Academy of Allergy and Clinical Immunology) y para ello es necesario una formación de 2 años en unidades reconocidas por la EAACI como de máximo nivel y calidad en la formación en Pediatría Alergológica (en España se cuenta con cinco unidades para ello).

5 - Especialista en inmunología clínica: el pediatra alergólogo e inmunólogo está capacitado para la atención, diagnóstico y tratamiento de las inmunodeficiencias primarias. Estas enfermedades se detectan en la primera infancia y que requieren de una amplia especialización para su detección precoz, lo que resulta clave para la propia evolución e impacto en la calidad de vida del niño.

6 - Abordaje individualizado: el conocimiento de la población pediátrica permite tratar las enfermedades que afectan a niños y adolescentes de forma individualizada. Existen diferencias en la prevalencia de enfermedades alérgicas entre niños y adultos: así, por ejemplo, las alergias a los alimentos, las anafilaxias, la dermatitis atópica y el asma alérgicos se presentan con mayor frecuencia en la población infantil. Además, pueden atender a niños con otras patologías, como la diabetes o las cardiopatías, debido a que su formación en pediatría le permite conocer las distintas subespecialidades.

7 - La especialidad del futuro: se estima que los procesos alérgicos aumentan a razón de un 2% anual en nuestro país. La cifra de afectados por alguna dolencia alérgica en población infantil se sitúa en torno al 25%, lo que significa que dos millones de niños padecen alergia, porcentaje que en las próximas décadas puede ser del 50%. Estas cifras hacen necesaria la presencia de pediatras alergólogos para atender a todos estos niños.

8 - Especialista en asma: el pediatra alergólogo, junto con el pediatra neumólogo, es quién mejor puede diagnosticar un caso de asma infantil debido a su conocimiento de la anatomía, fisiología, condiciones físicas y sociales de los niños.

9 - El pediatra que ayuda a controlar la alergia y el asma infantil: el pediatra alergólogo conoce cómo examinar y tratar a los niños con alergia y asma, enfermedades a veces complicadas de controlar, de una forma que los ayuda a relajarse y a cooperar. En este sentido, es quien mejor puede enseñarles a manejar su patología, administrar la medicación de rescate, como la adrenalina, y a mejorar por tanto su calidad de vida. Además, es el mejor capacitado para asegurar la nutrición en dietas excluyentes por alergias alimentarias.

10 - El profesional de confianza para las familias: el pediatra alergólogo o inmunólogo participa del desarrollo y crecimiento de muchos niños, ya que muchas alergias o inmunodeficiencias se diagnostican desde edades tempranas. Este seguimiento y contacto desde niños, hace que los padres y las familias tengan plena confianza y satisfacción en ellos.