Región

"Con hasta un 50% en la carga de nitratos"

Asociación Serendipia: "El alcalde de Mota del Cuervo concederá el derecho a incrementar la contaminación del agua del pueblo"

"Todos sus esfuerzos están encaminados a la implantación de la macrogranja de cerdos en el municipio"

La Comarca

19/12/2018

(Última actualización: 20/12/2018 00:17)

Imprimir

La Asociación Serendipia ha indicado que "el alcalde de Mota del Cuervo concederá el derecho a incrementar la contaminación del agua del pueblo con hasta un 50% en la carga de nitratos". Asegura que "todos sus esfuerzos están encaminados a la implantación de la macrogranja de cerdos en el municipio".

El comunicado completo

La ordenanza de purines que el PSOE llevará al próximo pleno para su aprobación, y que cuenta con el respaldo del PP, obligaría al pueblo a aceptar un incremento de un 50% en la carga de nitratos respecto a sus niveles actuales como consecuencia del vertido de purines. Lo que significa sacrificar la calidad del agua que consumimos en beneficio de los intereses económicos de Incarlopsa. Cuando hablamos de nitratos nos referimos a un componente cuya ingesta en altas dosis provoca una grave enfermedad denominada metamoglobinemia, que afecta principalmente a bebés y mujeres embarazadas, y que está relacionado, según diversos estudios científicos, con el riesgo de sufrir cáncer colorrectal.

Es un nuevo movimiento de Alfonso Escudero, en su obsesión por conseguir que se instale una macrogranja de 2.000 cerdos en Mota del Cuervo para satisfacer la demanda porcina de Incarlopsa (pues existen documentos en el Ayuntamiento que indican sin ningún género de duda que es Incarlopsa y su filial ICPOR quienes velan por el proyecto, siendo los promotores tan solo sus testaferros). Primero tramitó el documento ambiental a escondidas y sin presentar alegaciones. Luego reguló la limitación de la cabaña porcina justo en la cantidad que permitiera la macrogranja, y sin regular las zonas de exclusión y protección que le demandábamos los vecinos, y ahora ha establecido unas distancias a los pozos públicos y zonas protegidas lo suficientemente pequeñas para que no ocasione ninguna molestia a quienes pretenden inundar el término de purines de cerdos. Ni siquiera contempla proteger nuestras ermitas de Manjavacas y el Valle en 2000 metros del vertido de purines como le reclama la ciudadanía moteña.

La nueva ordenanza de purines que propone el PSOE de la mano de su alcalde, Alfonso Escudero, permitirá que los moteños bebamos hasta 40 miligramos de nitrógeno en cada litro de agua, a tan solo 10 milígramos de los 50 que es el límite a partir del cual las aguas se consideran no potables y debe prohibirse el abastecimiento a la población. Lo que es gravísimo si tenemos en cuenta que la carga de nitratos de las aguas en Mota del Cuervo es de 26 miligramos por litro en la actualidad. Gracias a esta ordenanza, en el caso de que se produjera una contaminación por el vertido de purines, lo que no sería de extrañar ya que la suma de PP y PSOE les autorizará a verterlos a tan solo 500 metros del pozo del agua del pueblo, los promotores tendrían derecho a seguir contaminando el agua que bebemos en 14 milígramos litro más, sin que el Ayuntamiento tuviera poder para impedirlo.

Cuando lo lógico sería que el Ayuntamiento, como defensor del vecindario, no permitiera que el vertido de purines aumentara ni en un solo miligramo/litro el nivel de nitratos que el agua de Mota tiene en la actualidad, preservando de ese modo su calidad. Los hechos indican que el propósito de Alfonso Escudero ha sido, y sigue siendo, favorecer la implantación de la macrogranja de cerdos en Mota del Cuervo en beneficio de Incarlopsa, y todos sus esfuerzos están encaminados a ello, aunque eso pueda poner en riesgo al pueblo que hace cuatro años le otorgó su confianza.