Opinión

Artículo de Opinión de Antonio Aguilera, de Fundación Savia por el Compromiso y los Valores

El deterioro rural que no cesa

Antonio Aguilera

19/12/2018

(Última actualización: 20/12/2018 00:18)

Imprimir

Ponerse en contacto con el ayuntamiento de Zarzuela de Jadraque en Guadalajara puede convertirse en una larga aventura. La Fundación Savia, para hacer partícipe a este municipio de la propuesta del Defensor de las Generaciones Futuras que está impulsando, ha tratado de hablar, de llamar, de enviar un mail al consistorio municipal de Zarzuela de Jadraque, cuestión que ha resultado harto difícil.

Tras diversos intentos, se pudo conocer que el ayuntamiento ha sufrido (y sufre) interrupciones en el servicio telefónico. Cuando está habilitada la línea, sólo es atendida por unas horas a la semana. Gracias a una consideración personal, se pudo acceder al teléfono y mail privado del alcalde, Miguel Ángel Moreno Casas quien fue el que informó de la situación que se detalla en la carta adjunta dirigida al presidente de la diputación de Guadalajara.

El presidente de la Fundación Savia ha decidido enviar carta al presidente de la diputación de Guadalajara exponiendo la situación, enfatizando que, precisamente esta pérdida de comunicación, de servicios básicos. Esta complicación de las gestiones diarias, que pasa desapercibida demasiadas veces, deteriora el medio rural. La vida, el trabajo en el medio rural se hace más dura, menos competitiva, menos atractiva, avivando con ello el despoblamiento que se está convirtiendo en el grave problema estructural de nuestro territorio.

Una situación incomprensible apunta Casero en un momento en que el acceso a las tecnologías y la comunicación es más potente, fácil y barato que nunca. La tecnología tiene que estar al servicio de las personas, utilizarlas para mejorar la calidad de vida, especialmente en aquellos lugares donde por clima, orografía, distancia, se hacen más esenciales.

Situaciones similares a las de Zarzuela de Jadraque pueden estarse viviendo en incontables municipios, núcleos rurales de Castilla La Mancha, y también de Andalucía, Castilla y León, Aragón, Extremadura,…, causantes silenciosos de esta sangría que sufre nuestro territorio, cada vez más despoblado, cada vez más estéril.

No podemos vivir todos en las ciudades y la costa, resultaría un suicidio colectivo. Son las mujeres y hombres del medio rural los que producen alimentos, aire, agua, clima, suelo,…, bienes públicos indispensables para toda la sociedad. Las acciones específicas que frenen primero, y reviertan el despoblamiento tienen que tener la máxima prioridad en los gobiernos estatales y autonómicos. Estamos llegando demasiado tarde.

Antonio Aguilera, de Fundación Savia por el Compromiso y los Valores