Puertollano

Entrevista con el grupo de “fun rock” puertollanense

The Buyakers: “Creemos que Puertollano está viviendo un gran momento musical”

Cerrarán este brillante 2018 dando un concierto en el Auditorio Pedro Almodóvar de Puertollano este sábado, 22 de diciembre, con un acompañante de lujo: la AMC Banda de Música de Puertollano

Víctor Rivilla Cañadas

19/12/2018

(Última actualización: 20/12/2018 00:18)

Imprimir

The Buyakers es un grupo de “fun rock“ puertollanense que tiene un nombre inspirado en el río Bullaque, afluente del Guadiana. Los orígenes de esta bonita historia se remontan al año 2003 justo cuando se conocieron Sergio González (voz y guitarra) y Víctor Mohedano (guitarra y coros) en un avión que iba rumbo a Estados Unidos. Allí se forjó una amistad que les llevó a realizar actuaciones en Boston y en la Gran Manzana mezclando rock clásico y rock en español con versiones de Dylan.

Una de sus primeras actuaciones tuvo lugar el 26 de diciembre de 2008 en “La Pop”, cuando Sergio, Víctor y Johnny eran los componentes del grupo. Pasaron los años y se fueron incorporando sus miembros restantes: Jonathan Blanco (trompeta, percusión y coros), Grego Merchante (batería), Fernando Ortega (bajo), Carlos Mazoteras (laúd), Pablo Cobos (teclado) y Fernando Fernández (trombón). Aunque sus influencias musicales son diversas, todos coinciden en estilos basadas en el rock and roll, blues, swing, reggae, o funk.

Tras varios años tocando en los pubs más emblemáticos de Puertollano, sacaron su primer disco en 2015 llamado “Empieza la función”. Fue tan exitoso que tuvieron el honor de participar en el festival “Viña Rock” de 2016 junto a otros grupos de prestigio nacional como “La Fuga” o “Barón Rojo”, de abrir el Juergas Rock 2018 (Almería) y tocar en el Quixote Fest 2016 (Pedro Muñoz, Ciudad Real)

El éxito no fue flor de un día, ya que su segundo disco llamado “El bar de los muertos” salió en septiembre de 2017 y es considerado como una evolución de su estilo musical, más consolidado tras haber estado de gira desde mayo de 2016, llegando incluso a ser objeto de pregunta en el programa de Antena 3 “La Ruleta de la suerte”. Ahora cierran este brillante 2018 dando un concierto en el Auditorio Pedro Almodóvar el 22 de diciembre con un acompañante de lujo: la AMC Banda de Música de Puertollano.

Sin duda, es uno de los grupos castellano manchegos más consolidados del panorama musical y yo he tenido la suerte de hacerles la siguiente entrevista.

Esta historia se puede definir como una amistad a primera vista, ¿cuál fue la clave para que surgiera esa complicidad a la hora de tocar entre Sergio y Víctor?

[Sergio] Una guitarra y muchas horas de viaje. Los dos éramos de Puertollano, ni siquiera nos conocíamos en persona cuando subimos a un avión rumbo a Estados Unidos. Víctor llevaba una guitarra y el vuelo duraba muchas horas, además en el avión servían bebidas, todas las que querías cuando querías y ante esa situación… ¡subías con desconocidos y bajabas con amigos para toda la vida! Y así ha sido. Lo bueno es que esta familia ha ido creciendo del mismo modo, aquí ninguno es el último en llegar o en opinar, todos somos iguales y queremos que se sientan como en su propia familia.

Tardasteis años en ampliar la plantilla que compone “The Buyakers” y posteriormente, sacar vuestro primer disco, ¿a qué se debió tanta espera para dar el salto de calidad necesario para tener el prestigio del que gozáis ahora?

[Sergio] Al principio, The Buyakers era la válvula de escape que teníamos Víctor y yo de nuestras otras bandas, ya que cada uno nos dedicábamos mucho más profesionalmente a otras agrupaciones... The Buyakers era nuestra salida de vacaciones, nuestros viajes y la manera de echar buenas noches en bares, tocando y pasándolo bien por el siempre hecho de tocar... sin pretensiones.

Poco a poco este proyecto fue ganando terreno y nos dimos cuenta de que esto iba muy en serio y nos hacía muy felices, así que acabó siendo el grupo que concentraba nuestras fuerzas y que iba más en serio, aunque de vez en cuando nos gusta volver a aquellas salidas y noches más “gamberras”, de ahí en parte celebrar este aniversario como dúo y como trío.

“El Francis Café” fue el local que os vio crecer como grupo, ¿qué tiene de especial con respecto a otros pubs puertollanenses para ser el lugar en el que os habéis curtido como artistas?

Había mucha familiaridad, muy buen rollo y muy buen trato. Siempre nos han tratado como si fuera nuestra casa y lo hemos considerado como tal. Todos los años hacíamos un concierto de Navidad y cada uno era especial. Hemos pasado por allí con todas las formaciones y aun habiendo visto al bar cambiar de dueño y hasta de estilo, nunca hemos dejado de sentirlo como algo nuestro, pare de nuestra historia. Ahora, cuando entramos y vemos una vitrina dedicada al grupo, se nos pone el vello de punta. Nosotros no tenemos vitrinas, pero le hemos dedicado con tinta una frase en nuestras canciones más emblemáticas.

Vuestro primer videoclip fue “No somos Tarantino”, ¿por qué se eligió ese tema para hacerlo y no “Empieza la función”, que es el nombre del disco y habla de la historia del grupo mencionando su nombre y lugares emblemáticos de su corta historia?

Cuando The Buyakers estuvo un año inactivo por la marcha del batería anterior (Raúl), el grupo estuvo a punto de desaparecer. Sin embargo, un año después de nuestro último concierto, nos llamaron para tocar junto a Loquillo en Ciudad Real. Así que a modo de revulsivo y para quitarnos un poco la carbonilla, decidimos meternos en un estudio a grabar “No somos Tarantino” porque nos encantaba el tema... hasta queríamos hacer un videoclip porque podría dar mucho juego.

Esta canción nos trajo suerte: el concierto salió genial, decidimos resurgir y en menos de dos meses estábamos grabando el primer disco. El tema “Empieza la función” llegó después y a Tarantino le debíamos una, así que cuando hubo que proponer single y videoclip, la decisión estaba hecha.

“Empieza la función” nos parecía la mejor frase como título y carta de presentación del primer trabajo, pero sentíamos que "No somos Tarantino" es la canción con más fuerza y que mejor captaba la esencia del grupo en aquel momento. Por tanto, fue por la que apostamos.

Vuestra participación en el “Viña Rock 2016”, después de una rocambolesca votación, fue todo un hito para vosotros. ¿Qué opináis sobre el nivel mostrado por otros grupos en el festival de aquel año?

Nuestro “debut” en el Viña Rock fue toda una sorpresa y probablemente el momento más importante de nuestra carrera hasta el momento, debido al impacto que tuvo y que aún resuena. Simplemente poder tocar allí ya requiere de un mérito tremendo para los que van “sin contactos”, por lo que lo normal es que el nivel de los grupos vaya de la mano al nivel de dificultad que supone llegar allí. Había grupos magníficos y con algunos además hicimos buenas migas.

Habéis tenido el privilegio de tocar junto a grupos contrastados a nivel nacional como Barón Rojo, Celtas Cortos, Mago de Oz, La Fuga, Burning o más recientemente Seguridad Social en Argamasilla de Calatrava, ¿cuáles han sido los grupos musicales que más han influido en vuestro estilo?

Pff!! La respuesta a esta pregunta no es sencilla porque somos 8 personas con gustos musicales diversos, pero también es verdad que sólo distinguimos entre dos tipos de música: la buena y la mala. A nivel individual hay influencias variadas como el indie, el pop, el heavy-metal, el jazz, el country, la música clásica o Los Estopa, jajaja, pero coincidimos en estilos como el blues, el swing, el rock o el funk. Y sobre todo tenemos como filosofía que cualquiera sea el estilo, la música es para pasárselo bien haciéndola y viéndola, lo que define mucho cómo nos gusta plantear los conciertos.

En 2017 sacasteis vuestro segundo disco llamado “El bar de los muertos”. ¿Por qué creéis que este disco es el perfecto ejemplo de vuestra evolución en el estilo musical?

Estamos convencidos de que nuestro “Bar" ha supuesto un salto grande en cuanto a evolución y madurez musical. Nos atrevimos con estilos que hasta ahora no habíamos probado y sobre todo decidimos llevar adelante un disco muy ecléctico, siendo conscientes de que iba a ser difícil. Por un lado sabíamos que tratar de empastar tantos estilos en un mismo disco y que aun así sonase coherente musicalmente iba a ser bastante complicado, pero por otro lado estábamos convencidos de que era lo queríamos hacer porque The Buyakers no podíamos definirlo con un solo estilo, The Buyakers es una mezcla de emociones, un carrusel anímico y por eso era tan importante que todas esas canciones estuvieran en el disco. Hubiera sido más fácil hacer la mitad de los temas igual que Tarantino y la otra mitad igual que Empieza la Función, pero eso no sonaría a The Buyakers, no podría entenderse el grupo ni cómo vemos la música.

Teníamos claro qué resultado queríamos, pero al principio el cómo lograrlo parecía un reto que no sabíamos si podríamos gestionar. Pero llegó nuestro productor, Lichis, y todas las piezas del puzzle encajaron de repente... la verdad es que fue todo muy especial.

Vuestra gira ha sido intensa, por lo que habéis podido daros a conocer más de cara al exterior. Exceptuando Puertollano, ¿cuál ha sido el lugar en el que mejor os ha tratado el público?

Estamos convencidos de que el sitio donde mejor nos acogieron fuera de casa fue en la capital, Madrid. Hasta la presentación del disco “El bar de los muertos” nunca habíamos tocado en Madrid, sí en pueblos y ciudades cercanas, pero nunca a la capital y teníamos ese miedo de estar en una ciudad con una oferta cultural impresionante. Pero para nuestra sorpresa, todo funcionó a la perfección colgando el cartel de “Sold Out” días antes del concierto. Por eso mismo estaba claro que el final de gira también debía ser en Madrid y por ello cerramos “el Bar” el 29 de septiembre en Madrid con la suerte de tener un éxito similar al de la presentación justo un año antes.

Vuestra música goza de la intervención de muchos instrumentos musicales, ¿cuál es la clave para que todos hagan su función en perfecta armonía?

Equilibrio, muchísimo trabajo en equipo, y sobretodo saber que cada uno tenemos nuestro lugar, nuestro momento y que no es necesario tocar en cada segundo de un tema. Muchas veces el arreglo o el aporte es de lo más sencillo, sin grandes florituras ni historias rebuscadas y eso hace que en su conjunto sea mucho más inteligente y elegante. No obstante, esto también lo hemos ido aprendiendo y depurando con el paso del tiempo.

¿Qué ha aportado el productor Lichis a la hora de poner en escena vuestras dotes artísticas?

Coherencia, saber hacer y experiencia. Grabar con él ha sido todo un curso intensivo y nos ha permitido avanzar a velocidad alarmante en conceptos e ideas que nos hubiera llevado años por nuestra cuenta. Es un gran músico y una gran persona, y en ambos aspectos va mucho más allá de la imagen que el público cree tener de él.

2019 será el año en el que lancéis vuestro tercer disco, ¿qué diferencias podremos experimentar con respecto al que sacasteis en 2017?

Un disco dice mucho de sus intérpretes en un momento determinado de su madurez musical. Creemos que este disco dirá mucho de lo que somos actualmente, de lo que hemos aprendido y de lo que estamos viviendo día a día, pues de alguna manera un disco es una manera más de transmitir emociones y sentimientos. Esperamos estar a la altura de lo que se espera de nosotros, pero sobre todo a la altura de lo que nosotros esperamos.

¿Qué opináis sobre el panorama musical de Puertollano y qué se podría cambiar para que los ciudadanos le den más importancia a la cultura?

Creemos que Puertollano está viviendo un gran momento musical que no se veía desde hacía muchos años. Últimamente se puede salir cada fin de semana y disfrutar no solo de un concierto, sino de dos o de tres. Eso, para los que hemos vivido los años de “juventud” musical donde apenas había donde tocar, donde todo lo que se organizaba tenía que partir de los jóvenes y donde teníamos que luchar y pelear para conseguir que al menos un años trajeran algo “diferente” en la feria, no tiene precio. La gente se mueve, los artistas del pueblo van a verse unos a otros y se genera un ambiente musical propio que enriquece mucho el panorama musical en Puertollano y sobre todos sus perspectivas de futuro.

Para finalizar, ¿qué balance hacéis sobre estos 10 años?

El balance no puede ser más positivo. Hace 10 años esta familia empezó con tan sólo 2 personas y actualmente somos 8 personas. Musicalmente este viaje nos ha permitido vivir situaciones que jamás hubiéramos imaginado llegar a vivir y sensaciones que nunca creímos poder experimentar, pero sobre todo tenemos la suerte de tener amigos que llevan con nosotros desde el inicio y a los que nunca podremos devolver el apoyo y el esfuerzo que han invertido en nosotros. Sólo el hecho de mirar hacia atrás y ver toda la gente que hemos ido conociendo y que se ha sumado a The Buyakers, nos hace sentir muy orgullosos y no dudar en afirmar que el balance es más que positivo.

Fuente: pelopinxo97.blogspot.com.