Región

El término más adecuado es “personas con discapacidad”, porque “ante todo somos personas” y “nuestra discapacidad es una característica más”

CLM Inclusiva propone a los medios de comunicación incorporar el lenguaje inclusivo con las personas con discapacidad

CLM Inclusiva comparte el documento de Lenguaje Inclusivo de COCEMFE con pautas consensuadas para saber cómo referirse a las personas con discapacidad física y orgánica y a la vez avanzar en la igualdad de mujeres y hombres utilizando un lenguaje no sexista

Este manual pretende resolver las dudas que puedan surgir a la hora de hablar sobre este grupo social y facilitar a los medios de comunicación la proyección de una imagen realista y normalizadora

La Comarca

03/12/2018

(Última actualización: 03/12/2018 21:38)

Imprimir

Con motivo del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, que se celebra hoy, CLM Inclusiva y la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) ponen a disposición de los medios de comunicación su manual de "Lenguaje Inclusivo" en el que pueden encontrar una serie de pautas para el uso de un lenguaje correcto, respetuoso y consensuado para referirse a las personas con discapacidad física y orgánica y comunicar de manera no sexista.

Este manual, elaborado en colaboración con el movimiento asociativo de COCEMFE, entre ellas CLM Inclusiva, pretende resolver las dudas que puedan surgir a la hora de hablar sobre las personas con discapacidad y facilitar a los medios de comunicación la proyección de una imagen realista y normalizadora de este grupo social.

Enrique Alarcón, presidente de CLM Inclusiva, ha destacado el especial empeño de la organización desde su constitución ante todo tipo de actores públicos y privados para referirse correctamente a la realidad de la discapacidad física y orgánica; como una condición y situación y no como un problema, y sobre todo, destacando siempre a la persona por delante de dicha condición.

“El lenguaje no es neutral”, argumenta el presidente de COCEMFE, Anxo Queiruga, quien hace hincapié en que “el uso y la intencionalidad que se le dé pueden modificar el significado de muchas palabras”. “Con el lenguaje se puede integrar o marginar, evolucionar, tener un enfoque transformador y visibilizar nuestros valores”, añade.

En este sentido, Queiruga detalla que “palabras anticuadas, inexactas o inapropiadas pueden servir para perpetuar imágenes sociales negativas y estigmatizar a personas o grupos” mientras que “palabras con significados imprecisos y/o abstractos pueden invisibilizar a las personas con discapacidad, difuminándolas con términos que persiguen obviar o negar la diferencia, pretendiendo una homogeneización de toda la sociedad”.

Por ello, CLM Inclusiva y COCEMFE defienden que el término más adecuado para referirse a este grupo social es “personas con discapacidad”, y no “discapacitada”. Tal y como recoge el documento, “ante todo somos personas, y no queremos que se nos etiquete, puesto que nuestra discapacidad es una característica más de todas las que tenemos, no lo único por lo que se nos debe reconocer”. Además, este término es por el que se reconocen los derechos a las personas con discapacidad en el marco legislativo internacional y español.

De la misma manera, el documento incluye un apartado de lenguaje no sexista, para incluir en el lenguaje y las imágenes un trato igualitario y respetuoso hacia mujeres y hombres, utilizando todos los recursos y herramientas disponibles que ofrece la lengua.

Asimismo, desde el movimiento asociativo de la discapacidad física y orgánica se recomienda a los medios de comunicación que cuenten con personas con discapacidad en todo tipo de programas y contenidos en igualdad de condiciones, remarcando la importa de “avanzar en normalización y que no siempre sea la propia discapacidad la protagonista de los mismos, sino el resto de características, rasgos, personalidad, como ocurre con cualquier persona”.

Por último, CLM Inclusiva y COCEMFE consideran necesario huir del sensacionalismo, dar más visibilidad a la discapacidad orgánica y abordar las discapacidades desde un punto de vista optimista e inclusivo, mostrando las soluciones y los apoyos que permiten la plena participación en todos los ámbitos de la vida.