Región

Dimiten dos consejeras de Podemos

Las consejeras de Podemos CLM, "hartas del desprecio y ninguneo" de García Molina y María Díaz

Explican los motivos de este hecho en dos cartas que hemos adjuntado a esta noticia

La Comarca

27/11/2018

(Última actualización: 27/11/2018 22:12)

Imprimir

Dos miembros del Consejo Ciudadano de Podemos Castilla-La Mancha, Cristina Cancho y Laura Lorrio acaban de dimitir en el día de hoy como Consejeras en sendas cartas de dimisión.

Cancho, en una carta firmada el pasado domingo en Almagro (Ciudad Real), explica los motivos de su dimisión, que resume en el "absoluto maltrato que dentro del partido en Castilla-La Mancha recibimos quienes cuestionamos una determinada forma de entender la política y el servicio público en nuestra región". Así, denuncia que se va "sin haber recibido contestación a ninguna demanda de información, sin haber recibido ninguna contestación de mis propuestas, sin saber las cuentas de nuestro partido en la región... sin contestación a ningún correo, en resumen".

Por ello, la ahora ex consejera del "supuestamente" órgano de dirección política de Podemos CLM dice haber podido comprobar que las decisiones "se toman entre unas pocas personas que, además, infringen los principios de transparencia, horizontalidad y participación, principios que eran la seña de identidad de Podemos".

Además, Cancho asegura que "el maltrato a los territorios ha sido constante, ha habido un abandono de los círculos y de las personas que allí estábamos. Solo hemos tenido contacto cuando se nos ha requerido para rellenar formularios interminables, para recabar datos o pegar carteles", añade.

"Ha sido vergonzosa también la falta de transparencia en las contrataciones de personal de confianza, llevadas a cabo en el más absoluto secretismo, sin criterios de contratación definidos más allá de la amistad o cercanía con la dirección regional", añade Cancho, que en su dura misiva también se queja de "no haber tenido acceso a documentación de ningún tipo para preparar las reuniones" o de "la notoria manipulación en redes sociales y medios (el diputado David Llorente y la senadora Virginia Felipe han desaparecido)". "Al parecer pretender que las cosas funcionen es de traidores", ha finalizado.

Por su parte, Laura Lorrio, en otra carta similar, expone que su dimisión como consejera y que deja de participar en Podemos debido a las "irregularidades" cometidas a lo largo del tiempo por la dirección regional. "Quien impide la participación y cercena la democracia, utiliza tiempos e información en beneficio propio, invisibiliza a quien a la interna puede hacerle competencia y con ello esconde logros propios del partido, se salta los reglamentos, no fomenta el trabajo de Secretarías y Áreas porque, en realidad, prefiere cerca a quien le deje hacer y no a quien haga, quien contrata a dedo a personas de su confianza saltándose procesos en los que prime capacidad y méritos, generando así una red clientelar pagada por el partido, lo tiene fácil en un entorno en el que falta la crítica y la autocrítica, en el que, lejos de analizar datos, nos quedamos con los mensajes creados para maquillar la realidad", argumenta.

En referencia a los líderes regionales del partido, Lorrio critica su "postura irresponsable e inmadura en la que se entiende que el compañero, por el hecho de serlo, es de fiar y que la vigilancia y la petición de cuentas es desleal". "Lo peor, han conseguido que quien se atreva a ofrecer esa realidad al resto sea visto como enemigo del partido, tienen en sus manos los medios, medios que han convertido en el Ministerio de la Verdad", concluye.