Daimiel

Así lo han reivindicado este sábado desde el centro residencial Casa de Abraham

Daimiel: Poner fin al ‘sinhogarismo’ es posible

Se ha leído un manifiesto que la red de Cáritas españolas ha lanzado este año con motivo de la celebración del Día de las Personas Sin Hogar. De esta forma, han interpelado por los derechos de estas personas, gritando “¡basta ya!” a las vulneraciones que sufren, a su invisibilidad, a vivir en la calle, a no poder acceder a una vivienda, y en definitiva, a no poder tener un hogar. Cerca de medio centenar de personas se han concentrado bajo el balcón consistorial, donde también han estado presentes varios concejales de la Corporación Municipal

La Comarca

24/11/2018

(Última actualización: 24/11/2018 23:55)

Imprimir

Poner fin al ‘sinhogarismo’ es posible. Así lo han reivindicado este sábado desde el centro residencial daimieleño Casa de Abraham, elevando la lectura del manifiesto que la red de Cáritas ha lanzado este año a nivel nacional con motivo de la celebración del Día de las Personas Sin Hogar.

De esta forma, han interpelado por los derechos de estas personas, gritando “¡basta ya!” a las vulneraciones que sufren, a su invisibilidad, a vivir en la calle, a no poder acceder a una vivienda, y en definitiva, a no poder tener un hogar. Cerca de medio centenar de personas se han concentrado bajo el balcón consistorial, donde también han estado presentes varios concejales de la Corporación Municipal.

Maite García, directora del centro daimieleño, ha vuelto a incidir en que la solución al problema de la personas sin hogar es posible, “si no, no estaríamos aquí, pero es algo muy complejo, que debe comenzar con el cambio de legislación en la que se incorpore esa mirada de derechos para estas personas y para toda la población”. Este año, además, quieren incidir en la problemática de las mujeres, “que a veces se ven obligadas a resistir situaciones “terribles” en sus viviendas porque no pueden quedarse en la calle con sus hijos”, según explicó García. Asimismo, muchos albergues o centros de acogida no están adaptados a sus necesidades, “por eso también elevamos la voz para que haya una mirada que incluya sus propias necesidades”.

La lectura ha corrido a cargo de Javier González Martín, una de las personas que reside actualmente en Casa de Abraham, quien ha puesto voz a las demandas de las personas sin hogar que, ante todo, desean cambiar su situación.