Región

Nota de prensa

CSIF critica que la Junta mantenga las ratios de alumnos por aula y el número de horas lectivas para el próximo curso

Sólo mejora un profesor de apoyo en Educación Infantil, sin llegar a uno por cada seis unidades y mantiene las 20 horas en Enseñanzas Medias y las 25 en Maestros

La Comarca

20/11/2018

(Última actualización: 23/11/2018 09:46)

Imprimir

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) pide al Gobierno regional que aborde la reducción de horarios lectivos como medida indispensable para mejorar la calidad de la enseñanza y para estabilizar las plantillas docentes, ya que desde que el 9 de marzo de 2018 CSIF firmase con el Ministerio de Hacienda la reducción de la jornada laboral de todos los funcionarios, se hace necesario reducir el horario lectivo de los docentes, y así lo han entendido comunidades autónomas como Andalucía, Extremadura o Castilla-León, que han fijado el horario de Enseñanzas Medias, en 18 períodos lectivos semanales.

Para CSIF, el objetivo es bajar a 23 periodos lectivos semanales en Primaria e Infantil; y a 18 periodos lectivos en Enseñanzas Medias. De esta forma, la Administración garantizaría unos estándares básicos de calidad necesarios para la educación pública, además de crear empleo estable.

Sin embargo, en la Mesa Sectorial celebrada hoy en Toledo, CSIF ha comprobado como, aduciendo motivos económicos, para el curso 2019-2020 ni se van a bajar las ratios de alumnos por aula, a pesar de que había sido un compromiso expresado por la Consejería, ni se van a bajar las horas lectivas de cara al curso que viene: se mantienen las 20 horas en Enseñanzas Medias y las 25 en Maestros y sólo se mejora en la dotación del profesor de apoyo en Educación Infantil, sin que se llegue al nivel existente al momento anterior a los recortes, es decir, un profesor de apoyo por cada seis unidades.

CSIF cree que el horario lectivo de los docentes debe regularse desde el Ministerio de Educación ya que son un cuerpo estatal, y todos los docentes deben tener las mismas condiciones laborales; lo contrario supone agravios comparativos entre los trabajadores de las diferentes comunidades autónomas.