Daimiel

El Museo Comarcal acogió este viernes nuevas ponencias para unas sesiones que se van reproduciendo semanalmente durante este mes

El agua protagoniza el cuarto día de las Jornadas de Historia en Daimiel

El agua se convertía en el elemento sobre el cual giraron las investigaciones de los ponentes: inundaciones, rivalidad entre vecinos y papel destacable para la Dehesa de Zacatena

La Comarca

17/11/2018

(Última actualización: 19/11/2018 09:25)

Imprimir

Las V Jornadas de Historia se reanudaron, tras un breve descanso, en la tarde del viernes en el patio interior del Museo Comarcal en Daimiel. Con un nuevo lleno de asistentes, el ciclo de ponencias giró en torno al agua y sus accidentes naturales a lo largo de la Edad Moderna.

La primera de ellas corrió a cargo del historiador Alberto Celis con el “Registro histórico de inundaciones en Daimiel en la Edad Moderna”. El resultado de un estudio para ver si los recientes episodios que se habían repetido en otras ocasiones. Durante su exposición, Celis, incidió en las causas geológicas e históricas de la localidad que llevarían a encontrar hasta cinco episodios previos, haciendo referencia, además, a las vividas en 2009, 2012 y 2013.

Con el apoyo de mapas y planos de Daimiel, afirmó que las calles Dehesa y Nueva serían las zonas preferenciales para la entrada del agua en el pueblo. El nexo común de las anegaciones pudo concluir, fueron las fuertes precipitaciones de la época invernal, coincidiendo con valores negativos del índice NAO (Oscilación del Atlántico Norte).

Francisco Javier Moreno, profesor de Historia Moderna en la Universidad de Castilla-La Mancha, tomó la palabra a continuación para relatar al público una intrigante historia de rivalidad y conflictos en el pueblo a causa de una gran tormenta. Se retrotrajo el 17 de julio de 1800, cuando tuvo lugar en la localidad una fuerte tormenta, que dejó anegado el Barranco de Santa María, entrando el agua en las casas de los daimieleños.

En esta historia intercedieron diversos personajes, como la familia Valdelomar, Munio o Francisco Moro Guerrero, escribano del pueblo en ese momento. Con el relato de esta inundación, el profesor e historiador Moreno, concluyó que “solo es necesaria una pequeña chispa, como fue esa tormenta, para sacar a la luz disputas y abusos en la utilización del agua”, un elemento de uso público.

Con un currículo de 50 páginas, intervino en último lugar Francisco Fernández Izquierdo, para exponer la creación y desarrollo de ordenanzas y disposiciones sobre la Dehesa de Zacatena a lo largo del siglo XVI. Como la de 1523 en la que se confirma la guarda de la Dehesa y se autorizaba al castigo con multas menores a los que sacaran leña o llevaran a pastar al ganado sin autorización. Disposiciones que fueron aumentando por los conflictos que surgieron en el entorno para la caza, la explotación o el arrendamiento de las zonas limítrofes.

Continuación

La ponencia ‘Evacuados en Daimiel durante la Guerra Civil’, de Asunción García-Consuegra, será la primera de las que se ofrecerán ya el jueves 22. Seguidamente, Iván Fernández Bermejo acercará la figura de Max Cassin en el primer franquismo, y el historiador Jesús Sánchez Mantero hablará de dos pintores daimieleños decimonónicos: Flores y Utrilla.

Las jornadas de historia terminarán el viernes 23 de noviembre con el patrimonio arqueológico de Daimiel como protagonista de la primera ponencia, obra de Miguel Torres, María Isabel Angulo, Honorio Álvarez y David Rodríguez. Tras este trabajo, continuará la tercera parte de ‘Daimiel durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera’, por Jesús Gutiérrez Torres. Para finalizar, Ramón Vicente Díaz del Campo expondrá ‘Daimiel 1964: XXV años de Paz’. A la finalización de la Jornada, y en cada una de sus sesiones diarias, se abrirá un turno de preguntas.