Región

En el interior de sus misteriosas galerías

Cerca de 300 seteros 'desaparecen' en el Laberinto del Terror de Halloween de Quer (con vídeo)

El Ayuntamiento de Quer, contando con la ayuda de ACMAQ y de un grupo de voluntarios, organizó esta actividad, que tuvo un magnífico prólogo con la representación de una performance interpretada por los niños

La Comarca

01/11/2018

(Última actualización: 02/11/2018 12:49)

Imprimir

A partir de las nueve de la noche, abría sus puertas 'El Laberinto del Terror' de Quer. Cuenta la leyenda que hace muchos años, los niños desaparecían en el entorno del Arroyo del Narigón, incluso alguna vez, lo habían hecho dentro del casco urbano. Cuentan también que, bajo la iglesia, y el Ayuntamiento, en la Plaza Mayor, hay galerías misteriosas que aún tienen atrapadas a las ánimas de quienes se desvanecieron en el tiempo.

El pasado miércoles, pareció abrirse un vórtice temporal en Quer. Pasadas las nueve de la noche, un grupo de niños que jugaba en las calles del pueblo, después de haber recorrido las casas con el famoso truco o trato, volvían a la plaza, asustados, buscando ayuda de los mayores. Uno de ellos, como sucediera antaño, había desaparecido misteriosamente. Los niños contaron que se lo había tragado la boca de un túnel. Enseguida, una partida de voluntarios, se organizó para rescatar al niño. Así fue como encontraron la puerta del laberinto. Una performance, preparada por las chicas de la Asociación ACMAQ, y representada por los niños, fue el terrorífico prólogo de una velada inolvidable.

Cada grupo de voluntarios, que se adentraba, desaparecía entre los misteriosos pasajes. Al final, sólo unos pocos lograron sobrevivir. Quienes lo hicieron contaron que de los pasillos del Laberinto salían las ánimas, transformadas en todo tipo de personajes. Fueron cerca de trescientos los seteros que desaparecieron también, al menos por espacio de los diez minutos que duraba la representación, queriendo rescatar al niño desaparecido.

Al final de la noche, cuando a la una de la madrugada todos los seteros habían pasado ya por El Laberinto del Terror, el alcalde de Quer, José Miguel Benítez, daba las gracias a los voluntarios que han hecho posible la organización de esta actividad que va creciendo en adeptos cada año, y que surge del buen hacer del interés de los seteros. “Ha sido una noche terroríficamente divertida, en la que esperamos que, como siempre decimos, haber sacado una sonrisa del miedo”, terminaba el regidor.