Argamasilla de Calatrava

Dos años después de ser tiroteados en el registro de una vivienda

Daimiel reconoce a los guardias civiles heridos en el registro de Argamasilla de Calatrava de 2016

José Antonio Martín, cabo primero, fue reconocido en el acto institucional del pasado 12 de octubre con la Cruz al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo. Un premio que también recibió su compañero, el agente daimieleño, Manuel Antonio Gutiérrez

La Comarca

01/11/2018

(Última actualización: 02/11/2018 12:49)

Imprimir

José Antonio Martín, cabo primero de la Guardia Civil, fue reconocido en el acto institucional del pasado 12 de octubre con la Cruz al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo. Un premio que también recibió su compañero, el guardia daimieleño, Manuel Antonio Gutiérrez, dos años después de haber sido tiroteados en el registro de una vivienda en Argamasilla de Calatrava con una escopeta de caza.

El cabo primero se mostraba “orgulloso” de que le reconociera así su trabajo dentro de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC), en la que entró en 2012 tras estar en el puesto de Daimiel los trece años anteriores.

El recuerdo de aquel 4 de agosto de 2016 solo se aviva “en los días cercanos a la fecha”. De hecho, confiesa, que “ni a mi ni a mi compañero nos ha afectado”, y siguen haciendo las entradas y registros “como siempre”.

Unos operativos “perfectamente tasados” y que, en el caso, de que se tenga el mínimo indicio de peligro “nunca se actúa” ya que para eso se cuenta con otra unidad “más especializada” en la Guardia Civil. Sin embargo, en aquella ocasión, el riesgo se presentó sin esperarlo y su reacción fue la que les ha valido este reconocimiento.

Su intervención acabó con la detención del autor de los disparos y sirvió para que no se produjeran más altercados. Unos minutos que no recuerda cuantos fueron exactamente, como tampoco se dio cuenta de que estaba herido por los perdigones hasta que llegó a la ambulancia para que atendieran a su compañero. “No sé si fue media hora o una hora, en esos momentos, no eres muy consciente del tiempo, solo piensas en hacer tu trabajo”, señalaba.

La casualidad de que se grabara aquel operativo, “no suele ser habitual”, viralizó el video y después ha servido para “sacar conclusiones” cuando se forma a los agentes en la academia.

Otro motivo de orgullo para un guardia civil vocacional que heredó de su padre y que no le importaría que su hijo siguiese los mismos pasos. Y es que, más allá los estereotipos, José Antonio destaca que lo mejor de su trabajo es “ayudar a los ciudadanos, en carretera o en cualquier otra situación”.