Daimiel

Tumbas y panteones han sido ornamentados con ramos y centros de flores de todo tipo

Actividad frenética en el cementerio de Daimiel por el Día de Todos los Santos

Como manda la tradición, se intensifica la actividad y multitud de daimieleños han pasado por la instalación, más engalanada de lo habitual, para honrar a sus seres queridos enterrados allí

La Comarca

01/11/2018

(Última actualización: 02/11/2018 12:49)

Imprimir

El sol y temperaturas más suaves han acompañado en una jornada en la que cientos de vecinos de la localidad han acudido hasta el Cementerio para visitar a sus seres queridos fallecidos. Debido a la celebración del Día de Todos los Santos, el camposanto ha lucido repleto de flores que adornaban tumbas, nichos y panteones por doquier.

Un 1 de noviembre cargado de emoción y recuerdos, para el que el Ayuntamiento ha querido implicarse y actuar en varias zonas del lugar, como explicaba el concejal responsable de esta infraestructura municipal, Rafael Marcelino Palomares. “Se han colocado 48 nichos nuevos, además de intervenir en la puerta principal y partes adyacentes como el patio de Santa Mónica, en las que se ha sustituido la cal por pintura plástica para favorecer el mantenimiento”, indicó.

El recinto permanecerá abierto hasta las 18:00 horas, momento en el que se empezarán a dar los avisos de cierre. Marcelino ha querido destacar que se incidirá en el control del afluencia de gente para evitar posibles hurtos y actos vandálicos a otros féretros.

El Camposanto tiene horario de lunes a viernes, de 8:00 a 18:00 horas, y los fines de semana y festivos, de 9:30 a 17:00 horas. Además, este jueves, 2 de noviembre, se celebrará la tradicional Misa de los Difuntos en el patio de Santa Mónica.

Halloween 2018

Pero el Día de Todos los Santos no ha sido la única fecha señalada, ya que cada año la celebración de Halloween la noche de antes, va cobrando más fuerza. Siguiendo una tradición anglosajona de origen pagano, varios niños y adultos salieron a la calle disfrazados con terroríficos ropajes para pedir, calabaza en mano, dulces y chucherías.

Un “truco ó trato” que resonó también entre los comercios de la localidad, dentro de una práctica que, cada va pidiendo paso e implantándose en las calles daimieleñas; las academias de aprendizaje del inglés y algunos colegios también contribuyeron a ello.