Puertollano

Se han contagiado muchos de los residentes, y algunos de ellos han fallecido

Huellas Puertollano pide ayuda para salvar a sus animales de un brote de moquillo

Solicitan aportaciones económicas, productos como lejía, detergente, guantes de usar y tirar, jeringuillas, mantas o toallas, y alimentos como latitas de recovery, macarrones y arroz cocido, salchichas, pan, quesitos, etc.

La Comarca

31/10/2018

(Última actualización: 01/11/2018 11:50)

Imprimir

La Protectora de animales y plantas Huellas ha pedido ayuda a través de sus redes sociales para poder tratar y salvar a los animales que viven en sus instalaciones que se han contagiado de un brote de moquillo, también conocido como distemper o enfermedad de Carré, ya que alguno de los recién llegados con los primeros fríos traían esta enfermedad infectocontagiosa de origen viral, que no afecta a los seres humanos, pero que es gravísima para los animales.

Así, solicitan productos como lejía, detergente, guantes de usar y tirar, jeringuillas, mantas o toallas, y alimentos como latitas de recovery, macarrones y arroz cocido, salchichas, pan, quesitos (a los perros enfermos se les camufla así la medicación), etc. Asimismo, la ayuda económica tampoco les viene nada mal. Si quieren ayudar pueden hacerlo con una transferencia a: Huellas Puertollano UNICAJA 2103 0447 41 0030011540 IBAN ES84 2103 0447 4100 3001 1540, poniendo en el concepto “Ayuda”.

En el albergue por el momento la “situación económica es crítica”, debido a que han tenido más gastos de los habituales en la hospitalización en clínicas veterinarias de los que están más graves, los medicamentos, las vacunas, los sueros... A lo que se suma el estado de ánimo de los voluntarios, ya que han fallecido animales “muy queridos”, que llevaban mucho tiempo en la protectora y a los que ya consideraban como parte de Huellas.

Hay que destacar que se han contagiado de moquillo muchos de los residentes, pero especialmente los cachorros aún sin vacunar, los más viejecitos, los que estaban debilitados porque padecen otras enfermedades, o porque ingresaron muy desnutridos, en definitiva, es una de las peores de las tragedias que han sufrido en los últimos años.

Por el momento, y tras estar desinfectando todas las instalaciones, parece que el brote de moquillo se ha controlado, y además ahora también cuentan un veterinario en el albergue todos los días que vigila y medica a los animales, para que logren recuperarse por completo.