Argamasilla de Calatrava

Organizada por el Ayuntamiento de la localidad

Argamasilla de Calatrava: La ruta astrosenderista a Minas del Horcajo deslumbra a sus cerca de cien participantes

El Consistorio rabanero celebra "el seguimiento creciente" de este tipo de propuestas

La Comarca

25/09/2018

(Última actualización: 25/09/2018 20:32)

Imprimir

Cerca de un centenar de participantes, aficionados a la exploración astronómica y a las marchas senderistas en plena naturaleza, participaron este pasado sábado en la propuesta astrosenderista que tuvo lugar hasta Minas del Horcajo, organizada por el Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava junto con el colectivo ‘AstroManchas’.

Sergio Gijón, teniente de alcalde que también fue partícipe de tan fascinante velada, expresaba la satisfacción por el “el alto grado de seguimiento de una actividad que va ganando adeptos en nuestra localidad, y que compagina el caminar a horas muy agradables en estas fechas y la pasión por la astronomía”.

La ruta, tras el traslado en autocar al Puerto de Niefla, partió de dicho paraje a última hora de la tarde, encaminándose hasta la refería pedanía almodovareña. Sería en su merendero donde los participantes cenaban hacia las nueve de la noche con lo que cada asistente quiso llevarse.

Y desde una hora más tarde aproximadamente se asistió al espectáculo celeste, con una Luna llena que intensificó más las sensaciones, pudiéndose observar el firmamento desde un espacio tan privilegiado como éste, en este caso desde el helipuerto que existe en Minas del Horcajo.

‘AstroManchas’ ofreció sus equipos a las varias actividades que coordinó y ofreciendo una pequeña charla sobre el satélite terráqueo, la Luna, para conocerlo mejor. “Es digno de alabar el entusiasmo que transmiten los miembros de esta asociación para profundizar en la afición”, concreta Gijón.

Asimismo, se dio un paseo a través de las constelaciones visibles y, para finalizar, se observaron planetas como Venus, Júpiter, Saturno, Marte y Neptuno, que esa noche previa al equinoccio de otoño, presentaban una alineación digna de admirar. Así se hizo hasta la medianoche, momento en que se inició el viaje de vuelta.