Región

Según informan en nota de prensa

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha admite a trámite la demanda contra la macrogranja de Almendros

Optimismo en Almendros ante el rechazo de la Junta a macrogranja de Pozuelo (Albacete), por motivos similares a los alegados en su recurso de alzada, aún no contestado

La Comarca

14/09/2018

(Última actualización: 15/09/2018 08:13)

Imprimir

El Alto Tribunal de Castilla-La Mancha ha admito a trámite, y así lo ha notificado a las partes, el recurso contencioso administrativo presentado por los vecinos de Almendros el 22 de julio contra de la polémica macrogranja de cerdos que se pretende edificar en este municipio sobre unas antiguas fincas del alcalde y con múltiples anomalías en el proceso de tramitación y evaluación ambiental, según denuncian los demandantes.

La viceconsejería de Medio Ambiente aprobó el 12 de enero de 2018 el expediente AAI-CU-096 Y PROCS-17-0574, por el que se concedía Autorización Ambiental Integrada para el proyecto de construcción de alojamiento para 2.685 cerdas con lechones.

Esta explotación había pasado inadvertida en la población por falta de información entre los vecinos y al haberse tramitado en paralelo y “confundidamente” con una segunda granja de investigación de los mismos promotores en otro paraje y de otras dimensiones aunque en este mismo municipio y, de nuevo, en antiguas propiedades del alcalde.

La admisión a trámite del TSJ es la consecuencia de la demanda presentada ante el silencio administrativo de la Consejería de Medio Ambiente que no ha contestado al recurso de alzada que presentó la Asociación para la Defensa de la Economía Responsable de Almendros el 26 de febrero de este año.

La explotación ganadera proyectada ha generado una sonora polémica en la localidad y comarca de Tarancón. La ubicación de la misma sobre unos terrenos del alcalde - y cuya tramitación de permisos municipales dependerán de él- está planeada en la misma linde, -a escasos metros de distancia- de una las principales zonas ZEPA de la región, utilizando como propuesta de abastecimiento un pozo de emergencia para situaciones de sequía y afectando las instalaciones a suelo de especial protección, además de encontrarse sobre una masa de agua protegida “Sierra de Altomira”. No consta informe geológico de la zona, ni estudio de fauna ni avifauna, ni vientos, ni se tiene en cuenta en ningún momento que existe SEGOBRIGA a los pies de la macrogranja, el parque arqueológico más importante de la Comunidad Autónoma y uno de los principales de España. Estos fueron algunos –no todos- de los argumentos que provocaron el recurso y la contestación popular. El proyecto con graves deficiencias, según los recurrentes, tampoco explicita con rigor el plan de dispersión de purines. (Sólo se aporta un insuficiente protocolo de tierras, de nuevo del alcalde y de familiares directos del promotor, en los que se esparcirían y en su mayoría en la ZEPA).

Asimismo, según han alertado a la Confederación Hidrográfica del Guadiana, se prevé construir una incineradora y una balsa de purines sobre un arroyo seco, catalogado como tal por la CHG.

Recordamos también que la macrogranja cuenta con una incineradora que ha levantado ampollas en la población del pequeño municipio.

Por otra parte, la granja se encuentra a unos 2 km del parque arqueológico de Segóbriga, la misma distancia por la cual otra granja, en el término de Saelices, ha sido rechazada. Según los demandantes, la autorización podría contravenir también la Ley de Patrimonio.

Optimismo ante el reciente precedente de Pozuelo Desde la asociación recurrente se muestran satisfechos con la última decisión del Gobierno que ha archivado el proyecto de macrogranja en la localidad albaceteña de Pozuelo. Entre otras razones, según explicó el consejero, Francisco Martínez Arroyo; PRIMERO: el proyecto “no dispone del agua necesaria para la inversión”, SEGUNDO: “no se han hecho los estudios de impacto sobre la fauna, sobre todo de avifauna” como se le requirió por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha y en TERCER LUGAR “tampoco ha presentado el estudio sobre dispersión de contaminantes”.

La asociación demandante tiene la primera pregunta “a huevo” para el Consejero Martinez Arroyo en el juicio oral que se celebrará en el TSJ.

“Tenemos mucha confianza en que los tribunales hagan justicia sobre esta reclamación que, podría no ser la última, al existir otras parcelas de responsabilidad en el ámbito municipal”

Todo ello son meros argumentos técnicos y jurídicos –sostienes ADERA- sin entrar en el “vergonzante” reproche ético, estético y político que sugiere este proyecto.

La comunicación del TSJ de admisión a trámite fue realizada la semana pasada. La Consejería dispone de 20 días para remitir la documentación.