Puertollano

Ha caído 0-1 ante el Villarrubia en la ida de los cuartos de final del Torneo de la Junta

Cuarta derrota consecutiva de la pretemporada para el Calvo Sotelo Puertollano

Alineación del Calvo Sotelo: Kike Reguero, Diego, Iván Sánchez, Adolfo, Luque, Víctor, Calzado, Reyes, Cristian, Mañas y Adri Rico

También jugaron: Álex, Maikel, Nacho, Iori, Samuel

Javier Rubio

13/08/2018

(Última actualización: 13/08/2018 22:57)

Imprimir

Todos sabemos que en el fútbol los resultados de los partidos de pretemporada importan poco. Un equipo puede ganarlo todo en julio y agosto para sufrir una posterior debacle en competición oficial, y viceversa. Las sensaciones son lo trascendente en este tipo de encuentros y eso es lo que directiva, cuerpo técnico y afición deben valorar antes de que el balón eche a rodar en el torneo liguero. Pues bien, el Calvo Sotelo Puertollano encadena cuatro derrotas consecutivas tras caer este lunes frente al Villarrubia por 0-1 en la ida de los cuartos de final del Trofeo de la Junta, y ni resultados ni sensaciones animan al optimismo. Aun así, en este encuentro los azules se mostraron algo más sólidos y pelearon hasta el final a pesar de contar con un jugador menos tras la expulsión de Calzado en el minuto 53'.

El partido fue igualado desde el principio y ambos contendientes guardaban la ropa con celo en busca de un fallo del rival que les permitiese salir a nadar. Sin embargo, los minutos pasaban y las incursiones ofensivas brillaban por su ausencia, tanto que en algunas fases del choque daba la impresión de que puertollanenses y villarrubieros aguardaban al partido de vuelta para resolver la eliminatoria, satisfechos con el 0-0.

Así, Víctor vio la tarjeta amarilla en el minuto 27’ en un intento de añadir algo más de intensidad a un encuentro que se acercaba al descanso entre los bostezos de los presentes. En el minuto 35’, los visitantes se desperezaban con un disparo duro que Kike Reguero envió a córner con tras realizar una meritoria parada. Sin embargo, el interludio llegó, el juego se paró y algunos de los aficionados presentes en el estadio ni se dieron cuenta de ello, dada la inacción que se vivió durante los primeros 45 minutos.

Una expulsión que fue determinante

Tras la reanudación, Andrés Viñas introdujo algunos cambios en busca de la reacción en fase ofensiva. Así, Mañas y Adri Rico dejaron el rectángulo de juego y en su lugar saltaron al verde Álex y Maikel. En el minuto 53’, no obstante, Calzado fue expulsado por doble amarilla y la estrategia del técnico azul se fue al traste. Nacho entró entonces por Cristian para reequilibrar el esquema minero, pero el juego se interrumpía en exceso y las tarjetas amarillas volaban a diestro y siniestro en un partido que se tornó bronco.

A falta de media hora para el final, el japonés Iori, flamante fichaje del Calvo Sotelo, saltaba al campo para intentar añadir un factor diferencial en tres líneas de campo. El gol, sin embargo, llegó para el bando visitante ya que Diop estuvo atento a la hora de atrapar un rechace e introducir el balón en las redes de la portería del club minero.

Con el 0-1 en el marcador las cosas se ponían muy complicadas para los locales, que aun así no se rendían. En el minuto 78’ Adolfo disparaba a bocajarro pero Manolo reaccionó con agilidad bajo palos para evitar el empate. En la recta final, no obstante, el club azul se mostró inoperante en ataque, siendo incapaz de sembrar la duda en la defensa villarrubiera.

En cualquier caso, la pretemporada continúa y aún hay margen de mejora. Los mineros pueden remontar la eliminatoria en Villarrubia este sábado, pero antes tendrán otro examen este miércoles a las 20:00 horas en el partido de vuelta de la Copa Diputación a domicilio frente al Socuéllamos, equipo que se impuso en la ida por 0-2.