Nacional

Indra ha celebrado su Junta General de Accionistas

Abril-Martorell: “El plan estratégico 2018-2020 sólo se podrá ejecutar con éxito en el contexto de una transformación cultural completa y una apuesta firme por el talento y las personas”

El nuevo Plan Estratégico 2018-2020 se apoya en un nuevo modelo operativo y organizativo; en el impulso de la evolución del catálogo de productos y la transformación de la oferta; en nuevos procesos y herramientas comerciales para reforzar el crecimiento en ventas; y en acciones de mejora de la eficiencia y de la productividad para incrementar los márgenes operativos

“La medida del éxito en esta nueva etapa la va a dar nuestro magnifico equipo de profesionales”, afirmó el presidente de Indra

“La transformación cultural que estamos impulsando en Indra nos afecta a todos, aspira a renovar completamente nuestra forma de trabajar y tiene como eje principal las personas”

La Comarca

28/06/2018

(Última actualización: 29/06/2018 11:01)

Imprimir

Fernando Abril-Martorell, Presidente de Indra, afirmó durante su intervención en la Junta de Accionistas celebrada hoy que el nuevo Plan Estratégico 2018-2020 define una vía orientada al crecimiento y a la rentabilidad, que le permite ordenar iniciativas y prioridades. Y recalcó que este sólo puede ejecutarse y culminarse con éxito en el contexto de una transformación cultural completa, que supone una apuesta firme por el talento y las personas, y que persigue convertir a Indra en la empresa de su sector más atractiva, ilusionante y motivadora para los profesionales en la era digital.

El Presidente de Indra repasó los resultados de la compañía en 2017, destacando que ha consolidado algunas de las mejoras estructurales alcanzadas y ha fortalecido su posición de negocio. En dicho ejercicio, la contratación creció un 18%, hasta los 3.248 millones de euros; la cartera de pedidos (indicador de ventas futuras) alcanzó los 3.612 millones, creciendo un 15%; y los ingresos llegaron a 3.011 millones, un 11% más.

La rentabilidad mantuvo la senda positiva de mejora iniciada el año anterior. Así, el EBITDA creció un 16% para situarse en 266 millones, con un Margen EBITDA del 8,8%; y el EBIT creció un 21% hasta los 196 millones, situando el Margen EBIT en el 6,5%. El resultado neto del grupo creció un 82% respecto al año anterior, alcanzando los 127 millones, y la Generación de Caja Libre se mantuvo en niveles similares a los del año anterior al alcanzar los 186 millones.

Con ello, se cumplieron las estimaciones de ingresos, EBIT y Flujo Libre de Caja comunicados en su momento a inversores y analistas.

Al hacer balance del ciclo que comenzó en 2015, Abril-Martorell señaló que los resultados alcanzados confirman el impacto positivo de la reestructuración y la transformación llevadas a cabo gracias al Plan Estratégico 2015-2017. Las operaciones han mejorado, lo que se refleja en los márgenes operativos y la rentabilidad, en un balance saneado, en una generación de flujo de caja de forma estable y recurrente y en un desapalancamiento notable.

En este punto, recordó que existen retos que no han sido resueltos o en los que la compañía ha progresado más lento de lo previsto, lo que ha condicionado su proceso de transformación.

Plan Estratégico 2018-2020

El Presidente de Indra afirmó que, en paralelo a seguir trabajando sobre estos retos pendientes, es imprescindible también orientar y preparar estratégicamente la compañía para afrontar los desafíos que plantea en entorno tecnológico. El nuevo Plan Estratégico 2018-2020, que es resultado de la reflexión realizada en la compañía para identificar iniciativas y cambios estratégicos necesarios para materializar el potencial de Indra, está orientado al crecimiento y la rentabilidad y a materializar el alto potencial de creación de valor que ofrece el entorno tecnológico. Este se despliega en cuatro grandes líneas de actuación:

• Un nuevo modelo operativo y organizativo especializado para la compañía y sus negocios.

• Seguir impulsando la evolución del catálogo de producto y la transformación de la oferta.

• Nuevos procesos y herramientas comerciales para reforzar el crecimiento en ventas.

• Acciones de mejora de la eficiencia y de la productividad para mejorar los márgenes operativos.

Sobre el nuevo modelo organizativo y la evolución del modelo de gobierno corporativo, el Presidente de Indra señaló que “nos permite mejorar la agilidad, la flexibilidad estratégica y la responsabilidad frente a resultados, a la vez que simplifica y clarifica nuestra organización”.

Entre los cambios derivados del nuevo modelo, destacó la agrupación del conjunto de los negocios de Tecnologías de la Información en una nueva entidad corporativa dentro de Indra. Un nuevo modelo que ya está mejorando la capacidad de transformación de ese negocio gracias a una mayor agilidad en la toma de decisiones y que también facilita orientar el negocio hacia las áreas de mayor valor y crecimiento dentro del ámbito específico de las Tecnologías de la Información.

Para liderar esta nueva entidad Cristina Ruiz ha sido nombrada Consejera Ejecutiva con plena responsabilidad sobre el conjunto de los negocios de TI. Con el mismo objeto, Ignacio Mataix ha sido nombrado Consejero Ejecutivo para desempeñar las funciones equivalentes sobre los negocios de Transporte y Defensa (Defensa y Seguridad, Tráfico Aéreo y Transportes).

La integración organizativa de los mercados de Transporte y Defensa permite a Indra aprovechar mejor las economías de escala, generando oportunidades conjuntas y favoreciendo las iniciativas industriales de transformación transversales a los mercados, con el objetivo de aprovechar el fuerte potencial de crecimiento y las perspectivas positivas que existen para estos mercados, fundamentales para la compañía.

El segundo eje del Plan, impulsar la evolución de la cartera de productos y la sofisticación de la oferta hacia soluciones tecnológicas de alto valor, se basa en propuestas de valor de extremo a extremo, consolidar y completar selectivamente la cartera de productos y soluciones de alto impacto y retorno para los clientes, adaptar los productos en desarrollo a tecnologías digitales y ampliar la oferta con soluciones innovadoras.

La transformación del ámbito comercial busca convertir a Indra en una organización orientada a ventas, al implantar nuevos modelos de evaluación y compensación y nuevas herramientas de seguimiento comercial.

Por último, la mejora estratégica de la eficiencia y la productividad pasa por transformar el modelo de producción y entrega mediante la utilización de metodologías lean, la simplificación de la organización y el uso intensivo de la automatización.

Gestión de talento y transformación cultural, áreas claves

Abril-Martorell aseguró que “todas las áreas relacionadas con la gestión del talento y la transformación cultural son claves”, ya que Indra es una empresa tecnológica basada en el conocimiento y la innovación, por lo que sus activos fundamentales son intangibles: el talento de sus profesionales, la propiedad intelectual de nuestras soluciones y la confianza de los clientes. “La medida del éxito en esta nueva etapa la va a dar nuestro magnifico equipo de profesionales”, señaló.

La compañía está haciendo un importante esfuerzo en la incorporación de jóvenes profesionales. Indra prevé incorporar este año 3.000 jóvenes en la compañía, de los cuales 2.000 lo harán en España. “Tenemos que integrar los cambios culturales y organizativos necesarios para que los mejores profesionales quieran incorporarse a Indra y, una vez dentro, quieran seguir formando parte de ella”, afirmó.

También ha lanzado un programa de igualdad y diversidad de género. “Nos imponemos la máxima atención a la diversidad y a la igualdad como una de nuestras principales vías para ser la organización orientada al talento que aspiramos a ser”, indicó.

Por último, ha incrementado el impulso a la formación. “Los conocimientos y capacidades caducan muy rápidamente en esta época de aceleración tecnológica, por lo que identificamos la necesidad estratégica de formar y dotar de nuevas capacidades a nuestros profesionales de forma continua a través de un nuevo impulso a la formación”.

Al repasar la transformación cultural impulsada en Indra, Abril-Martorell comentó que esta “nos afecta a todos, aspira a renovar completamente nuestra forma de trabajar y tiene como eje principal las personas”. Esta se articula en iniciativas concretas, como:

• Promover la flexibilidad en el trabajo, facilitando la conciliación y el equilibrio familiar a través de formas avanzadas de teletrabajo.

• Nuevas formas digitales de colaboración en la empresa.

• Revisar el proceso de recruiting

• Implantar procesos administrativos ágiles.

• Trasladar a los distintos colectivos el impacto de su trabajo en la sociedad.

Desafíos exigentes para cumplir con los objetivos de 2018

El Presidente de Indra recalcó que, en paralelo a las iniciativas estratégicas que posicionan a Indra hacia el futuro, la compañía concentra sus esfuerzos en cumplir con los objetivos de 2018, ejercicio en el que la compañía tiene un presupuesto muy ambicioso y que implica un mayor desafío que el año anterior. 2018 plantea unos desafíos muy exigentes, al suponer un año de transición entre períodos de reestructuración y de crecimiento, e incluir iniciativas que hoy suponen costes y cuyos frutos se verán en el futuro.

Gobierno Corporativo

Al repasar los aspectos más relevantes en materia de Gobierno Corporativo y los cambios ocurridos desde la pasada Junta General de Accionistas, destacó:

• El nombramiento de Ignacio Martín San Vicente como consejero independiente, en sustitución de Daniel García-Pita, quien ya ha permanecido en el cargo durante tres mandatos estatutarios, lo que se produce en aplicación del criterio de renovación de los consejeros independientes y para mantener el número de consejeros independientes en siete de trece. Abril-Martorell agradeció a Daniel García-Pita su dedicación, lealtad y compromiso con Indra durante los últimos años.

• El mantenimiento en tres del número de mujeres en el Consejo, contando con una mujer dentro de la categoría de consejeros ejecutivos, con lo que las consejeras representan el 23% del total de miembros del Consejo.

• La modificación de la Política de Remuneraciones de los consejeros de Indra, que responde principalmente a la necesidad de adaptarla a los cambios organizativos consistentes en la desaparición de la figura del consejero delegado y el nombramiento de dos nuevos consejeros directores generales de los negocios de TI y T&D. Tras estas modificaciones, la Política de Remuneraciones sigue cumpliendo con los mejores estándares internacionales y las recomendaciones del Código de Buen Gobierno de las sociedades cotizadas.

Aprobación de todos los acuerdos propuestos

Los accionistas de Indra han aprobado las cuentas anuales y el informe de gestión del Consejo de Administración y han adoptado por una amplia mayoría todos los acuerdos propuestos por el Consejo de Administración.