Puertollano

En un comunicado de prensa

La Plataforma por el Futuro de Puertollano muestra su "malestar por haberse iniciado un mal llamado nuevo proceso participativo"

Este jueves se debatirá en el Pleno la aprobación inicial del nuevo Reglamento de Participación Ciudadana

Plataforma Ciudadana por el Futuro de Puertollano

28/06/2018

(Última actualización: 29/06/2018 11:02)

Imprimir

La Plataforma Ciudadana por el Futuro de Puertollano recibió el pasado sábado escrito que nos remitía la Concejalía de Participación Ciudadana respondiendo al presentado por este colectivo el 10 mayo del presente - dirigido a dicha Concejalía, a las tres formaciones en la oposición con representación consistorial y al secretario “accidental” (que no sabemos por qué ejerce de nuevo estas funciones estando acusado de los presuntos delitos de prevaricación administrativa, falsedad en documento público y tráfico de influencias, según consta en el auto de apertura de fecha 22 de junio del 2018 y para el que en los escritos de acusación se solicitan pena de prisión de 6 años) -, escrito el nuestro que iba acompañado de un documento de CINCUENTA PÁGINAS que recogía las aportaciones que realizábamos al nuevo borrador del Reglamento de Participación Ciudadana.

La misiva que nos envían, firmada por la propia Concejala (al menos en esta ocasión se han dignado a contestarnos formalmente), nos muestran los obligados agradecimientos por haber mostrado nuestro interés y nos remite al informe elaborado por el Técnico de Participación Ciudadana, un informe de apenas dos páginas con sus amplios márgenes, membrete y escudo institucional, dedicando una de ellas a darnos las gracias de nuevo, a contarnos los objetivos que dicen perseguir – otra cosa es que los lleven a la práctica – y finiquitan comunicándonos el técnico en cuestión que, a su entender , lo aportado por este colectivo “no tiene cabida en el nuevo Reglamento de Participación Ciudadana”, ya que considera “que no se adecúa a nuestra realidad, es inviable y sólo persigue una participación excesiva, sin control, y la creación de un engranaje social irrealizable”.

Ante semejante argumento queremos hacer una serie de consideraciones:

- En primer lugar indicar que los responsables de este departamento dirigen el escrito en cuestión, sin certificar como sería exigible para que quedase constancia, a una dirección equivocada (queremos creer que sin mala intención aunque eso sí… no nos hayan dejado tiempo para poder maniobrar cara al Pleno que se celebrará esta tarde), una dirección distinta a la ofrecida por este colectivo con el trastorno que ello supone y a riesgo de que la misiva no lo reciban los interesados con las consecuencias que ello pudiera haber acarreado. ¿Es mucho pedir que hubieran remitido esa misiva a la dirección que se ofrece a efecto de comunicaciones en el escrito que registra este colectivo el día 10 de mayo, es tan difícil? ¿Se han leído el escrito?

- Respecto a la conclusión que saca el Técnico en cuestión, que entiende que nuestras aportaciones “no tienen cabida” en el nuevo Reglamento decir que en absoluto la compartimos y que no entendemos como ninguna de las innumerables cuestiones planteadas, en un documento que recordemos tiene CINCUENTA PÁGINAS, sea merecedora de tenerse en cuenta por dicho técnico (o por quien fuera menester)… ¿se han leído el documento?

Nos da la impresión que en nuestro Consistorio se pone el listón muy alto según para qué y para quién; un nivel de exigencia que deberían marcarse técnicos e integrantes del equipo de gobierno en la gestión de los asuntos municipales como por ejemplo en las actuaciones urbanísticas que se están realizando en la Cañada Real en las inmediaciones del llamado ‘Polígono Escaparate’.

- Esta Plataforma ya dirigió otro escrito a los mismos destinatarios el pasado 23 de abril, tras conocer el día 19 siempre a través de los medios de comunicación - que se abría un nuevo plazo de diez días para que la ciudadanía pudiera realizar “sus propuestas y sugerencias al nuevo Reglamento de Participación Ciudadana”, escrito en el que poníamos otra vez en énfasis nuestro interés por tomar parte en este que han llamado equívocamente proceso participativo y solicitábamos, entre otros, que se ampliase dicho plazo para dar la oportunidad a todos los posibles interesados en hacer las aportaciones que considerasen oportunas, consecuencia de las muchas materias a abordar, la complejidad de las mismas para los no familiarizados con éstas y por poder encajar nuestras anteriores propuestas dentro del nuevo borrador.

Con anterioridad a registrar este escrito, realizamos una serie de gestiones telefónicas para mostrar nuestro malestar por haberse iniciado un mal llamado nuevo proceso participativo y de paso, intentar resolver algunas dudas que se nos planteaban. Así el 25 de abril recibimos un escueto correo, firmado por el Técnico de Participación, en el que se nos informaba que teníamos de plazo hasta el 10 de mayo para poder realizar las aportaciones (adjuntamos captura de dicho correo para que tengáis constancia de ello). Y llegados a este punto, queremos no pasar por alto esta cuestión de la ampliación del plazo concedido, que inicialmente era de diez días (hábiles), y que según nuestras cuentas concluía el día 3 de mayo (contando desde el 20 de abril) y no el día 10 como se nos planteaba en ese correo, una ampliación discrecional y potestativa a la que no se le dio difusión alguna posibilitando de esa manera que todos los posibles interesados tuvieran conocimiento, privándolos por tanto de una información relevante que pudiera resultar de su interés, circunstancia esta de la que dejamos constancia en el escrito de 10 de mayo anteriormente mencionado.

- Indicar que no es el primer “proceso participativo” que se abre sobre este asunto, que ya en 2016 se abrió otro proceso al que, después de un laberíntico discurrir en el que fuimos mareados, presentamos otro documento, en aquella ocasión de CUARENTA PÁGINAS, que recogía nuestras aportaciones a otro borrador distinto al que ha sido utilizado ahora; a aquel fallido “proceso participativo” puso fin el equipo de gobierno arguyendo necesidades de actualizar el nuevo Reglamento conforme a las directrices que marcaba la FEMP y lo hizo sin tan ni siquiera advertir a los interesados aunque fuera tan solo por deferencia por el interés mostrado, dando al traste, como ha ocurrido también en esta ocasión, con el trabajo que hemos venido realizando durante más dos años.

- A título informativo decir que durante esos más de dos años, este colectivo ha estado tras los responsables de Participación Ciudadana (que bonito suena y que poco contenido entraña este concepto en nuestro municipio) con el afán de participar efectivamente en la elaboración del nuevo Reglamento; ya en el Pleno de febrero de 2016 lo pusimos de manifiesto. Desde entonces hemos remitido unos cuantos escritos (no habiéndonos respondido formalmente a ninguno de ellos excepto a este último y tendremos que agradecer a la actual Concejala el detalle que en ningún momento tuvo su predecesora en el cargo), hemos mantenido numerosos contactos telefónicos, remitido correos e incluso hemos provocado encuentros sorpresivos para que no pudieran evitarnos, todo ello con escaso tino si nos atenemos a las consideraciones que realiza el Técnico de Participación Ciudadana en su pobre informe por lo que no nos queda otra que agradecerles con sorna su receptividad hacia nuestras propuestas también en el ámbito participativo y decirles que sobre la Participación Ciudadana real, abierta y efectiva no hacen otra cosa que vender humo como con otras muchas cuestiones… ¡allá ustedes!

Este,… estos procesos participativos no son sino gestos cara a la galería, contándose si acaso con “el círculo de afines” que no dan ruido y no nos consta, aunque podría, que haya habido tan solo un colectivo, o alguien a título individual, ajeno a la Corporación que haya hecho una sola aportación al Reglamento en cuestión, no siendo óbice ello para menospreciar y ningunear el proceloso trabajo que han realizado estos puertollanenses de a pié. Estos viciados “procesos participativos” no tienen otro objeto que pretender, con escaso tino, lavar su ya deteriorada imagen, labor esta última que se nos antoja harto complicada.

Tampoco cumplen los responsables de este Departamento con los compromisos adquiridos cuando publicitan estos procedimientos así desde esta Concejalía, con la actual responsable al mando, se anunciaba el 19 de abril de 2018 que un técnico municipal respondería a cada una de las alegaciones ciudadanas,… a nosotros nos ha respondido de forma generalizada, sin entrar en detalle y sin darnos la oportunidad de defender cada una de nuestras innumerables propuestas. Más allá fue su antecesora que aseguraba el 16 de febrero de 2016 que no se podía entender “un reglamento de participación ciudadana sin reuniones, asambleas, diálogos y sin escuchar a la ciudadanía”, cuyo punto de vista serviría para construir ciudad… palabrería barata que las pone a cada una en su lugar y las evidencia.

Por todo ello, la Plataforma Ciudadana por el Futuro de Puertollano, antes de que se debata esta tarde la aprobación inicial del nuevo Reglamento de Participación Ciudadana, quiere evidenciar otra vez nuestro profundo malestar y más enérgica repulsa con la forma de proceder del actual equipo de gobierno, con su alcaldesa a la cabeza flanqueada en esta ocasión por las dos concejalas que han ocupado la Concejalía de Participación Ciudadana durante esta legislatura, acaudillando la elaboración de dicho Reglamento.

A nuestro juicio, quienes se dicen representantes de todos y todas las puertollanenses actúan de nuevo sectariamente, de forma intransigente, partidista, esquiva y excluyente, al menos para con este colectivo que lamentablemente para sus intereses no les rinde pleitesía porque no comulga con las políticas que tanto han deteriorado el devenir de nuestra localidad y no solo en el plano económico y laboral sino en el social, cultural, sanitario, educativo, poblacional,… y también participativo. En Puertollano, el que los ciudadanos puedan participar de la política local se ha convertido en un asumir las doctrinas del equipo de gobierno, un no rechistar, un consentir sin levantar la voz, un percibir las dádivas/prerrogativas institucionales a cambio de no dar ruido y para ese juego no cuenten con nosotros.

En cualquier caso, la Plataforma Ciudadana por el Futuro de Puertollano procurará por todos los medios que tengamos a nuestro alcance el hacer efectivo el Derecho a la Participación que tenemos toda la ciudadanía, no renunciaremos a ello y menos en este caso.

Plataforma Ciudadana por el Futuro de Puertollano