Almodóvar del Campo

Volvió a generar sinergias de reflexión

La AECC de Almodóvar del Campo celebró cine-fórum con la película ‘Un monstruo viene a verme’

El filme de Bayona retrata todas las emociones que pueden llegar a emanar en el ser humano cuando se ve afectado, directamente o no, por el cáncer

La Comarca

22/05/2018

(Última actualización: 22/05/2018 20:26)

Imprimir

Organizado por la Junta Local de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Almodóvar del Campo, un cine-fórum en torno a la película ‘Un monstruo viene a verme’, volvió a generar sinergias de reflexión y ayuda mutua entre las personas asistentes acerca de la enfermedad, contribuyendo a desmitificar miedos a la par que regenerar el canto a la esperanza para quienes viven o han vivido de cerca la situación.

El pasado viernes, integrantes de la AECC con su presidenta Paloma Ramírez al frente, compartieron con la psicóloga Margarita Velascoín, esta emotiva película de Juan Antonio Bayona cuyo niño protagonista, Connor, convive con el cáncer que sufre su madre y retrata cómo ello afecta a todas las facetas de su vida.

“Nuestro objetivo era hacer una reflexión sobre los miedos y cómo nos enfrentamos a la pérdida de un ser querido, en este caso a través de la visión y sensaciones de este hijo que se enfrenta a la que llega a ser una realidad muy seria para el personaje, pero también para muchísimas personas y familiares”, apunta Ramírez.

Posteriormente, en el debate que moderó la psicóloga de la AECC provincial y que periódicamente pasa consulta con afectados en Almodóvar del Campo, se suscitaron temas como las sensaciones de culpa que pueden surgir durante estos procesos oncológicos o la negación, canalizando situaciones que también se puedan dar como la ira, la rebeldía, la apatía,…

“Es importante que todas esas emociones se aprendan a gestionar para ser capaces de convivir con ello y, de esta manera, hacer más llevadera una travesía vital que, es innegable, trastoca planes de vida y situaciones muy humanas del día a día”, como transmitió Margarita Velascoín.

Por eso, como refleja la película en el personaje de la abuela, es siempre importante que alguna persona del entorno “haga de catalizador y ayude a todos a poder llevar también con cierta racionalidad una situación que, ciertamente, genera conflictos internos y externos”, indica la psicóloga. Por tanto, es conveniente expresar toda emoción que surja en un momento dado, pero ha de ser de forma “controlada y no nos podemos quedar, como narra la película, en la tristeza; no, tengo que encontrar el lado positivo que toda emoción también entraña”.