Puertollano

Tras las obras de mejora del vaso

La piscina María Luisa Cabañero de Puertollano podrá acoger competiciones nacionales

Con una inversión que ronda los 200.000 euros, estos trabajos acabarán también con las filtraciones de agua que se venían produciendo

Javier Rubio

11/05/2018

(Última actualización: 11/05/2018 20:02)

Imprimir

La piscina María Luisa Cabañero de Puertollano podrá acoger competiciones deportivas nacionales tras las obras de mejora del vaso de la misma que se vienen realizando y que, según los técnicos municipales, permitirán reabrirla en la última semana de junio. Unos trabajos que han supuesto una inversión que ronda los 200.000 euros a través de los planes de empleo de la Diputación Provincial de Ciudad Real.

Así lo ha indicado Mayte Fernández, alcaldesa de la localidad, que ha visitado este viernes el estado de las obras. “Esta era una demanda del Club de Natación de Puertollano ya que aunque en la piscina cubierta ya se celebró un campeonato regional el año pasado, al aire libre no era posible. Ahora se cumple con la normativa y la ciudad podrá acoger campeonatos a nivel nacional, lo cual generará riqueza y empleo”. La alcaldesa ha asegurado que, con estas obras, Puertollano “se mantiene a la cabeza en lo que a instalaciones deportivas se refiere”.

La piscina, por lo tanto, cumplirá con los requisitos que marca el Consejo Superior de Deportes tras la eliminación del escalón que iba desde la playa de la misma hasta el agua y que no estaba permitido. Así, se ha recrecido la piscina, reduciendo el volumen del agua y haciendo que todo esté al mismo nivel, lo que permitirá mejores entrenamiento y mayor variedad en las diferentes competiciones.

Filtraciones de agua

Los trabajos de mejora de la piscina permitirán además poner fin a las filtraciones que hacían que la piscina perdiese mucha agua, con el ahorro que ello supone. Una obra que, según Mayte Fernández, “era compleja por los plazos, algo que se agravó con las últimas lluvias que retrasaron las tareas, pero se abrirá a tiempo”.

Las obras se iniciaron con la cimentación de la losa del fondo para la posterior eliminación de la antigua capa de impermeabilización en todo el perímetro. Además, se ha recredido el antiguo borde para poder montar el sistema desbordante, que es la principal característica de la piscina. Posteriormente, se aplicará un montero de regularización en las paredes para disponer la nueva impermeabilización y se colocará una canaleta perimetral para rematarla y proceder al llenado. Por último, se realizará un vaso de expansión y se procederá a las conexiones eléctricas y al cambio de las bombas.

Para acometer estas obras, los técnicos visitaron varias piscinas de Madrid con el fin de tomar nota ya que había alguna incidencia con las dimensiones y hubo que cambiar el sistema de recubrimiento. Así, se escogió una opción resistente a elementos químicos y agresivos.