Puertollano

Deberá pagar a la víctima una indemnización de más de un millón de euros

Diez años de prisión para el joven de Puertollano que apuñaló a otro

El fiscal rebajó la petición inicial de 14 años de cárcel al incluir los atenuantes de consumo de alcohol y estupefacientes en la acusación

La Comarca

07/05/2018

(Última actualización: 07/05/2018 20:32)

Imprimir

La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado definitivamente a diez años de prisión e inhabilitación absoluta por intento de asesinato al joven que apuñaló a otro en la madrugada del 24 al 25 de junio de 2016 en Puertollano. Hay que recordar que el fiscal rebajó la petición inicial de 14 años de cárcel a diez con el beneplácito de la defensa, al incluir los atenuantes de consumo de alcohol y estupefacientes en la acusación. El condenado deberá, además indemnizar a la víctima con 1.151.714 euros, así como el pago de las costas procesales.

La agresión se produjo tras una discusión en el pub Quinta Avenida de Puertollano y la víctima se encuentra en estado de coma virgil permanente e irreversible desde entonces, por lo que ha sido internado en la Fundación Carmen Arias de Socuéllamos. Tras los hechos, estuvo hospitalizado 171 días en la UCI.

Los hechos

Sobre las 5:50 horas del 25 de junio de 2016, el acusado se encontraba en el pub Quinta Avenida, en Puertollano, cuando de modo involuntario recibió un pisotón de M.G.G.C., que también se hallaba en el local. Ambos se enzarzaron en una discusión y el portero del pub los expulsó a la calle, en la calle de San Gregorio, donde el procesado le dijo a M.G.G.C. “te vas a enterar”.

El acusado acudió entonces a la casa de su padre, situada en dicha vía, y cogió unas tijeras y dos cuchillos de cocina de grandes dimensiones, uno con mango de color marfil y otro con mango de color negro, con los que salió de nuevo a la calle. Allí, con intención de acabar con la vida de M.G.C.C., el procesado se dirigió hacia él portando el cuchillo con el mango de color negro oculto tras la espalda, y de manera totalmente sorpresiva y repentina anulando cualquier capacidad de defensa de la víctima, se abalanzó sobre el mismo asestándole por la espalda dos puñaladas.

La víctima huyó entonces ensangrentada del lugar de los hechos hacia la calle Numancia seguido por el acusado, que intentó asestarle más puñaladas sin lograrlo, al ser alcanzado y retenido durante escasos instantes por los vigilantes de los locales de la zona. Tras esto, el acusado huyó en su vehículo, un Seat Ibiza que tenía aparcado en la calle Numancia, con el que se refugió en su cochera, donde ocultó los cuchillos y las tijeras que había utilizado entre varios cojines, que posteriormente fueron localizados con restos de sangre de la víctima.

Como consecuencia, M.G.G.C. sufrió una herida incisa por arma blanca de 4-5 centímetros de longitud a nivel escapular-interescapular izquierda con profundidad de 4-5 centímetros y gran sangrado, y herida incisa profunda en brazo izquierdo que produjo la sección del bíceps braquial, deltoides y vientre lateral del músculo tríceps. La herida en zona posterior del tórax originó un hemotórax izquierdo que ocasionó un shock hemorrágico responsable de una encefalopatía hipoxico-isquémica con infartos subagudos en ambos putamenes y núcleos caudados. Esta lesión neurológica es la causante de un cuadro clínico de mínima conciencia coma vigil Glasgow 8.

M.G.G.C. ha requerido tratamiento quirúrgico consistente en toracotomía anterior izquierda ampliada a lateral más drenaje de hemotorax seguida en tiempo de colocación de Abocath en segundo espacio intercostal más colocación de drenaje con aspiración en 4-5 espacio intercostal derecho.

Como secuelas, sufre síndromes neurológicos de origen central, síndromes no motores, deterioro de funciones cerebrales superiores, limitación de todas las funciones diarias que requiere la dependencia absoluta de otra persona con una puntuación máxima, según baremo de 90 puntos.

El perjuicio estético sufrido es muy importante, con una puntuación máxima de 50 puntos según baremo. La situación clínica del perjudicado se traduce en una incapacidad laboral en grado de invalidez. La víctima, que tenía unos ingresos medios cercanos a los 18.000 euros, no ha podido prestar declaración por el estado en el que se encuentra. En el momento de los hechos vivía con sus dos hermanos y sus padres en el domicilio familiar en Puertollano. Actualmente se está tramitando su proceso de incapacitación.