Nacional

Durante el primer trimestre del año

El precio de la vivienda usada en Castilla-La Mancha crece un 1,9%

Todas las capitales castellano-manchegas registran precios superiores a los que tenían hace tres meses, según informa Idealista.com

La Comarca

03/04/2018

(Última actualización: 05/04/2018 13:43)

Imprimir

El precio de la vivienda de segunda mano creció un 1,8% en Castilla-La Mancha durante el invierno, hasta situarse en 913 euros/m2, según el último índice de precios de Idealista.com. En tasa interanual, los precios se incrementaron un 1,9%.

El invierno en las provincias castellano-manchegas

Todas las provincias de la comunidad registran precios superiores a los que tenían antes del invierno, con la excepción de Cuenca, donde se redujeron un 0,2%. La mayor subida se ha producido en Toledo, donde los propietarios han aumentado sus expectativas en un 3%. Le siguen los ascensos de Ciudad Real (1,9%) y Guadalajara (1,4%). En Albacete los precios crecieron un 0,4%.

Guadalajara marca los precios más elevados, con 1.139 euros/m2, mientras que la provincia de Toledo tiene los más económicos (793 euros/m2).

Capitales de provincia

En modo similar al de las provincias, todas las capitales manchegas han incrementado sus precios en este trimestre. La mayor subida se ha dado en Guadalajara (3,5%), seguida por Toledo (2,8%) y Cuenca (1,3%). Les siguen las subidas de Albacete (1,2%) y Ciudad Real (0,3%).

Guadalajara es la capital más cara de la comunidad, con 1.329 euros/m2, seguida por Toledo (1.313 euros/m2). En cambio, Cuenca es la más económica con 1.054 euros/m2.

Un mercado al alza

El precio de la vivienda de segunda mano en España ha terminado el invierno con una subida del 2,2%. El metro cuadrado crece hasta los 1.621 euros desde los 1.513 euros a los que se cotizaba hace tres meses. En el cómputo interanual el aumento es del 7,1%.

El informe del primer trimestre de 2018 muestra que las subidas de precio han llegado a la práctica totalidad de las capitales españolas. Aún así los grandes mercados tienen un ritmo de crecimiento muy superior al de otros mercados, debido a la fuerte demanda que están experimentando.

Si atendemos a las Comunidades Autónomas, sólo Euskadi y Extremadura han visto cómo su precio caía durante el primer trimestre, mientras que en las 15 comunidades restantes las expectativas han aumentado. 43 provincias y capitales consiguen cerrar el trimestre en positivo.

La ciudad de Barcelona registra una subida del 1,2%, hasta dejar el precio del metro cuadrado en 4.334 euros. Si atendemos al dato interanual, los precio en la ciudad condal han crecido un 5,1% en los últimos 12 meses. Aun así, los precios siguen un 8,4% más bajos que hace 10 años, cuando explotó la burbuja inmobiliaria.

Madrid termina el primer cuarto del año con la mayor subida registrada por una capital española: las expectativas de los propietarios crecen un 7,8%, lo que sitúa el precio del metro cuadrado en la capital en 3.540 euros. En el interanual, el incremento es del 21,3%. La diferencia frente a los máximos marcados hace una década es del 12,3%.

También Valencia aumenta las expectativas de los propietarios de viviendas en venta. El crecimiento del 4,5% durante los tres últimos meses ha dejado el precio del metro cuadrado en 1.743 euros. Este precio está un 13,3% por encima que el que se registró en la ciudad hace doce meses. La caída acumulada desde el estallido es del 37,8%.

En Málaga los precios han crecido un 5%, mientras que el crecimiento ha sido del 3,1% en Valladolid. De entre las grandes ciudades, le siguen Zaragoza (3%) y Sevilla (2,2%). En Bilbao, en cambio, se redujeron un 0,3%.

Tras Madrid, la mayor subida registrada por una capital se ha producido en Granada (5,6%), seguida por Logroño (5,2%), Málaga (5%) y Palma (4,8%). Por el contrario, Oviedo y Badajoz han sido las capitales de provincia más castigadas por las caídas de los precios y sus propietarios han tenido que bajar un 0,5% y 0,4% respectivamente. Le siguen Córdoba y Bilbao (-0,3%), y Lugo (-0,1%).

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “todos los datos que maneja el sector parecen confirmar el buen momento de forma por el que atraviesa el mercado inmobiliario español. Cuando han pasado más de diez años del estallido de la burbuja, la subida del número de compraventas, el aumento de hipotecas concedidas y el crecimiento sostenido de los precios hablan de una normalización que, aunque a distintas velocidades, ya es generalizada en todo el territorio.

Hay varios factores que, de momento, no nos hacen pensar en burbuja. Por un lado, desde la perspectiva hipotecaria, se han endurecido las condiciones de acceso al crédito, se ha multiplicado la concesión de préstamos a tipo fijo y además el número de hipotecas concedidas está muy por debajo del número de compraventas. Esta falta de exposición al riesgo es uno de los principales baremos a la hora de hablar de burbuja inmobiliaria. En cuanto a compraventas, el nivel de operaciones está todavía muy por debajo del que se alcanzó en el pico de la burbuja y está más relacionado con la creación de nuevos hogares y el retorno de la inmigración (tanto interna como externa) que con operaciones especulativas. Y por último, si bien es cierto que los precios crecen de forma sostenida y generalizada, lo hacen a diferentes velocidades, lo que muestra que al contrario de lo que pasó durante la burbuja, ni todos los productos ni todas las regiones se están comportando de la misma manera. De todos modos, ayudaría a la contención de los precios la dinamización de la obra nueva, sobre todo en aquellos mercados donde el aumento de la demanda se enfrente a una progresiva reducción del stock”.