Ciudad Real

A partir de este miércoles y hasta el 15 de abril

‘El objeto esculturado’, de Montserrat Mesalles, se podrá contemplar en el Museo – Convento de La Merced de Ciudad Real

Una exposición de escultura contemporánea organizada por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes

La Comarca

28/02/2018

(Última actualización: 28/02/2018 22:06)

Imprimir

El Museo – Convento de La Merced de Ciudad Real, acogerá del 1 de marzo al 15 de abril la exposición ‘El objeto esculturado’ de Montserrat Mesalles, organizada por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes.

Inmortalidad y permanencia abandonan sus significados al uso para convertirse en razones o premisas argumentales sobre las que se organiza el discurso escultórico de Montserrat Mesalles. Su trabajo resulta un caso excepcional dentro de la dramaturgia objetual de las prácticas artísticas en el contexto latinoamericano. Excepcionalidad que le viene otorgada por la destreza de sus prefiguraciones conceptuales, la habilidad técnica amparada en los recursos de una portentosa imaginación y el declarado compromiso (y posición) frente a “los males” de su tiempo.

Cuando la cultura contemporánea va camino de convertirse en un gran vertedero, esta artista apuesta por la recuperación y la restitución del valor de los objetos que se acumulan en los cementerios industriales. Espacios que no son sino la más elocuente metáfora relatora de esa extraña dinámica en la que el hombre es trascendido en su animal-humanidad. La obra de Mesalles es una suerte de epifanía, de celebración de la vida allí donde los sepultureros más rancios decretan la defunción y obsolescencia del objeto luego un tiempo de uso.

Cada una de las piezas reunidas en esta exposición, lejos de su incuestionable dimensión lúdica, se reservan el derecho de establecer un comentario crítico que se dirige -en exclusiva- hacia esa condición predatoria del sujeto contemporáneo y a sus escenarios de sobre-explotación, producción y consumo. De ahí que estos objetos, en su estricta condición de obras de arte, gocen de una dualidad discursiva: de una parte, responden a los enunciados del divertimiento y de la distracción estética; de otra, respaldan un llamado de atención frente a los paradigmas del discurso ecológico contemporáneo y a todas las políticas de sostenibilidad y conservación.

Mesalles no es una escultora en el sentido tradicional y reductivo del término. Es, con diferencia, una hacedora de grandes metáforas, una arquitecta de nuevos sueños, una artista que asume -en primera persona- el compromiso esencial de arte: el de ser una voz que habla e interpela las extrañas dinámicas de este mundo nuestro.

Montserrat Mesalles

Montserrat Mesalles nació en San José, Costa Rica, donde vive y trabaja actualmente. Mesalles fue enviada a Europa para realizar su escuela secundaria y ahí cultivó una pasión por las artes e historia, ya que sus clases eran complementadas con visitas guiadas a los grandes museos y galerías. Obtuvo su Bachillerato en Artes Plásticas con énfasis en Pintura en la Universidad de Costa Rica, después de haber completado la mitad de sus estudios en la escuela de Artes Visuales de la Universidad de Kansas. Montserrat luego se establece en Costa Rica para criar a su familia pero siempre manteniendo sus intereses en arte, diseño, joyería y antigüedades; intereses que posteriormente se integran en su trabajo actual. Hoy en día, la escultura es el principal medio artístico de Mesalles y artistas que usan desperdicio industrial, tales como Mark di Suvero, Robert Rauschenberg, John Chamberlain, Anthony Caro y Bill Woodrow, han sido su inspiración. Esta influencia, combinada con una propuesta personal, donde la sostenibilidad se funde con una contemporánea reinterpretación del concepto de objeto encontrado de Marcel Duchamp, Mesalles pretende demostrar que todo en la vida tiene un potencial renovable y que en el mundo actual donde hay tanta abundancia y sobreconsumo, es posible extenderle la vida a muchos materiales pre-existentes.