Provincia

Durante su Estación de Penitencia a la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora

La Escolanía de Sevilla acompañará al Santísimo Cristo de la Misericordia de Valdepeñas en la noche del Jueves Santo

Estará compuesta por una veintenta de personas: 13 niños, 6 voces adultas y un acompañamiento musical de fagot

La Comarca

28/02/2018

(Última actualización: 28/02/2018 21:08)

Imprimir

La Antigua, Humilde, Fervorosa y Piadosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Stmo. Cristo de la Misericordia y María Stma. de la Palma, Reina de los Mártires, de Valdepeñas, ha llegado a un acuerdo con la Escolanía de Sevilla para el acompañamiento musical en el paso del Stmo. Cristo de la Misericordia durante su Estación de Penitencia a la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, en la noche del Jueves Santo.

Esta prestigiosa Escolanía acompaña a reconocidas hermandades de la Semana Santa de Sevilla, durante sus Estaciones de Penitencia a la Catedral metropolitana hispalense, como las Hermandades de la Cena, el Domingo de Ramos, o la Sagrada Mortaja, el Viernes Santo. Ha participado también en el Vía Crucis del Consejo de Hermandades de Sevilla en 2016 o el Vía Crucis del Consejo de Hermandades de Málaga en 2018.

La Escolanía estará compuesta por una veintenta de personas: 13 niños, 6 voces adultas y un acompañamiento musical de fagot. Cuenta con un amplio repertorio de música sacra, renacentista y litúrgica. Sus interpretaciones se alternarán con el trío de capilla musical de la Hermandad.

Con este acompañamiento musical, la Hermandad continúa trabajando en la búsqueda de un contexto de recogimiento, oración y silencio en su Estación de Penitencia del Jueves Santo, propio del ardor misionero, apostólico y catequético que la Cofradía muestra en la calle llevando a los fieles el misterio de la muerte de Cristo en la cruz donde se revela la Misericordia y justicia de Dios, para realizar la salvación de los hombres con el sacrificio de la propia vida y devolver al hombre al camino de la verdad y del bien, restaurando los bienes que el pecado destruyó.