Cultura

Artículo publicado en El Emparrao

Nueva añada Cooperativa Santa Catalina

El Emparrao

19/12/2017

(Última actualización: 19/12/2017 22:30)

Imprimir

Empiezan ya a brotar los nuevos vinos del año, en esta ocasión iniciamos las catas con las elaboraciones de una cooperativa de La Solana (Ciudad Real), que está posicionándose excelentemente entre las bodegas que elaboran propuestas de calidad, a un precio muy competitivo, y que han conseguido que nos reparemos, cada vez que vemos la etiqueta “Los Galanes”.

Me encanta ver cooperativas rompiendo el estereotipo de “rancio”, que muchas veces le colgamos. No entraré en si es o no justificado, ni si hay culpables, pero lo que es innegable es que hoy día tenemos bodegas gestionadas de este forma que están haciendo buenos vinos, y especialmente de una excelente relación calidad precio.

Cooperativa Santa Catalina es un ejemplo de bodega y almazara que elabora vinos de calidad, a precios competitivos, trabajando la comunicación de su producto en eventos como al que asistimos. En el mejor entorno posible, La Taberna del Cuco, dirigida por Félix Delgado y rodeados de amigos, fuimos desmenuzando las propiedades organolépticas de cada uno de sus vinos.

Empezamos con un airén joven orgánico. Muy lejos de la clásica imagen del vino sin aromas, evidentemente no es un varietal explosivo, pero la fruta estaba más que presente, su frescura y equilibrio lo hacen agradable y muy recomendable para tomarlo con un queso fresco o un pescado blanco. El siguiente blanco fue un chardonnay con paso por barrica. Vainilla y tostados, junto a piña y mango, con leves recuerdos cítricos como de pomelo. Complejo y sabroso, ideal para quesos semicurados, carnes blancas y guisos de pescado. Continuamos con un tempranillo joven orgánico, que al igual que el blanco, nos deja unos importantes recuerdos de fruta fresca y golosinas. Con una moderada astringencia de la uva, es un vino ideal para carnes blancas, aves y pescados azules. Finalizamos con un tempranillo reserva del 2014, con aromas de crianza, vainilla, tostados, según pasan los minutos va desplegando nuevos aromas de fruta compotada, es un buen acompañamiento para carnes rojas, potajes de legumbres o guisos de caza.

La cata culmina con un tapeo variado, donde continuamos compartiendo más impresiones sobre las diferentes propuestas, en un ambiente relajado, propio de lo que entendemos que debe ser disfrutar de esta cultura que nos une.