Puertollano

Presentación de la campaña ‘Somos personas, tenemos derechos. Nadie sin hogar’

El Centro de Transeúntes de Puertollano ha atendido a 241 personas en lo que llevamos de año

Cáritas ha organizado una eucaristía, una exposición fotográfica y una jornada de puertas abierta para dar a conocer la situación de la gente sin hogar

Javier Rubio

24/11/2017

(Última actualización: 24/11/2017 21:09)

Imprimir

Un total de 241 personas han sido atendidas por el Centro de Transeúntes Virgen de Gracia de Puertollano hasta el mes de octubre del presente año, tal y como ha anunciado este viernes Carmen López, trabajadora social, durante la presentación de la campaña ‘Somos personas, tenemos derechos. Nadie sin hogar’.

La campaña pretende denunciar la vulneración de derechos que sufren estas personas, hacer visibles las dificultades con las que se encuentran cada día y recordar que estos derechos suponen una responsabilidad compartida entre los estados y las administraciones.

Dentro de la campaña, este sábado se celebrará una eucaristía por las personas sin hogar en la parroquia San Antonio, a las 19:00 horas. Los actos proseguirán el próximo lunes 27 de noviembre a las 11:00 horas con la inauguración de una exposición fotográfica en la Casa de Baños de Puertollano, bajo el título ‘En un lugar de la calle’. Por último, el centro contará con unas Jornadas de Puertas Abiertas del 11 al 22 de diciembre.

El día a día en el centro

El tramo de edad más común de los usuarios del Centro de Transeúntes se sitúa entre los 46 y los 51 años, contando la mayoría de ellos con estudios primarios o secundarios. Además, esta gente suele ser soltera y separada o divorciada. Cuenta con 17 camas, 2 de ellas para mujeres y el resto para hombres, mientras que 14 de estas camas están pensadas para gente que pretende cambiar su modo de vida.

Los meses con mayor afluencia fueron enero, febrero, agosto y octubre, y el centro cuenta con 7 trabajadores para atender las necesidades de las personas que pasan por allí, además de entre 15 y 20 voluntarios que colaboran con las distintas actividades. En cuanto a la financiación, procede principalmente de la casilla del IRPF, Diputación, Ayuntamiento de Puertollano y fondos propios de Cáritas.

El Centro de Transeúntes, que abre sus puertas las 24 horas del día durante los 365 días del años, pretende ser un espacio alternativo a la calle enfocado a personas con desarraigo social, sin apoyos, deterioro psicosocial o problemas de salud. Se les ofrece vivienda, manutención, ropa, acompañamiento y diversos talleres para favorecer su integración, como por ejemplo el de control de gasto. Este centro trabaja en colaboración con la Unidad de Conductas Adictivas (UCA), especialistas médicos y hospital.

Desde la institución se busca fomentar la participación de las personas que acuden al centro, repartiendo tareas para que se sientan responsables y estimulando el compañerismo. Según Carmen López, a este tipo de personas “les suele costa mantener la convivencia, la higiene y el respeto a las normas ya que han pasado mucho tiempo solas”.

Los datos de 2016

López, además, ha desgranado los datos de 2016, año en el que Cáritas recibió 269 personas, 18 de ellas mujeres. De la cifra total, 51 eran inmigrantes, de los cuales 10 procedían del Magreb mientras que 41 llegaron a nuestro país desde distintos puntos de Europa. Los 208 restantes fueron españoles, normalmente castellano-manchegos o andaluces. La mayoría de estas personas llegaron de paso y sin intención de cambiar de vida, sin embargo 41 de ellos sí que optaron para varias sus condiciones vitales.

40.000 personas sin hogar

11,7 millones de personas se ven afectadas en España por distintos procesos de exclusión social y 5 millones se encuentran en situación de exclusión severa, tal y como apunta Cáritas. Casi 700.000 hogares de nuestro país no tienen ningún ingreso y 40.000 personas no disponen de hogar, mientras que existen 3 millones y medio de casas vacías tal y como apunta el último censo de población de 2011.

Para Cáritas resulta “imprescindible y urgente” la existencia de un parque público adecuado de vivienda social, asequible y accesible, así como la facilitación de acceso al sistema sanitario y al sistema de protección social en el territorio.

Por último, los delitos de odio hacia las personas sin hogar “vulneran gravemente sus derechos”, continúa Cáritas. Y es que un 47,1% de estas personas refieren haber sido víctimas de incidentes o delitos de odio.