Cultura

Artículo publicado en El Emparrao

Bobal, terroir y más terroir

El Emparrao

13/11/2017

(Última actualización: 14/11/2017 11:32)

Imprimir

Porte erguido, vigorosa, de prietos y hermosos racimos que harán las delicias de cualquier banquete. Quizás estas fueron las palabras de algunos comerciantes romanos cuando buscaban vender ánforas de vino de Bobal en la capital del Imperio. Sabemos que se llevan muchos siglos elaborando vino en el área geográfica de Manchuela, y si hay una variedad estrella, esa es Bobal.

Asistimos al Congreso CONBOBAL, organizado por DO Manchuela en Albacete. El contenido de las ponencias fue desde los orígenes de la viticultura en la Manchuela, hasta la elaboración de espumosos rosados con esta variedad. Francisco Montero, Catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes de Albacete, expuso la zonificación territorial de la Manchuela, remarcando la importancia del estudio de suelos, orientaciones, fluctuaciones térmicas, rangos de radiación, hasta llegar al concepto de viticultura de precisión, donde se monitorizan los ciclos de la vid, registrando su evolución, permitiendo así un mayor conocimiento y en consecuencia una mejora de la calidad en su vinificación.

La genética es una ciencia imprescindible para entender cualquier fenómeno biológico, y en la vid es especialmente importante, pues actualmente están registradas más de 5000 variedades de uvas, y su clasificación y estudio de sus orígenes, aporta una información valiosa a la hora de elaborarla y otorgarle una identidad. Gregorio Muñoz, Dr. Ingeniero Agrónomo, Jefe de Servicio de Investigación del IMIDRA, nos habló de las peculiaridades de la bobal respecto a su exclusividad, empezando por la dificultad para conocer su procedencia genética y los rasgos tan propios, que la hacen especialmente única, además es una de las variedades cuyo cultivo está muy delimitado geográficamente, potenciando de esta manera el concepto de terroir.

Históricamente la bobal ha sido una uva cultivada para producir grandes cantidades de vino, sin valorar mucho sus posibilidades orientadas a elaboraciones de calidad. Enólogos como Antonio Sarrión, propietario de Bodegas Mustiguillo, cambió esta manera de pensar e intentó explotar todas las cualidades de esta uva, para elaborar vinos, que actualmente son altamente reconocidos. Su secreto, buscar los factores limitantes, como el tamaño del racimo y hacer una viticultura estratégica orientada a contener sus inconvenientes y a potenciar sus cualidades.

El éxito de un producto no solo está en su calidad, además hay que saber comunicarlo, y para hablar de este tema se contó con Amaya Cervera, periodista especializada en vino y fundadora de Spanish Wine Lover. La necesidad de una correcta comunicación, de poner en valor lo que diferencia y de aprovechar tendencias, como los rosados o los espumosos, vinos que están de moda y donde la bobal puede destacar.

Rosados y espumosos son vinos que están ganando popularidad de forma vertiginosa, y los espumosos rosados destacan excepcionalmente. Frescura, fruta, ligereza y distinción son algunos de los adjetivos que acompañan a estos vinos. Andrea Boaretti, es un enólogo italiano que nos expuso su proyecto de elaboración de espumosos con bobal. Especialmente interesante, cómo destacó la variedad y el área geográfica, como privilegiada para la elaboración de vinos de estas características.

Las conclusiones de la jornada apuntan a un futuro esperanzador para esta uva. El carácter único en aspectos de variedad y zona de cultivo, le otorgan el prestigio diferenciador de terroir, además su versatilidad a la hora de la vinificación, permitiendo vinos de calidad en tintos, rosados y espumosos, abre un amplio abanico de posibilidades, que acompañado de una acertada estrategia de comunicación, pueden conseguir que esta variedad próximamente sea muy valorada sobre los manteles.