Región

“Sabemos que el fraude detectado es sólo la punta del iceberg, pero la dedicación y la voluntad de combatirlo mostrada por la Inspección servirá también de aviso a navegantes”

CCOO considera muy valioso el trabajo realizado por la Inspección de Trabajo de la Provincia de Toledo para aflorar horas trabajadas y no declaradas

“Estas actuaciones, sin duda arduas y laboriosas por la falta de medios y efectivos; y dificultadas por una legislación complaciente con el fraude, merecen nuestro aplauso, merecen el reconocimiento social y merecen el agradecimiento de los empresarios honrados”

La Comarca

06/11/2017

(Última actualización: 06/11/2017 21:12)

Imprimir

CCOO valora el trabajo realizado por la Inspección de Trabajo en la provincia de Toledo para aflorar las horas no declaradas, y felicita a su personal por la importante dedicación a pesar de contar no contar aún ni con los medios, ni con la legislación, ni con los efectivos deseables.

“Estas actuaciones, sin duda arduas y laboriosas, han supuesto 240.000 euros de recaudación en horas de trabajo realizadas por los empleados y no declaradas por las empresas y han puesto así de manifiesto una realidad fraudulenta muy extendida en las relaciones laborales de nuestra provincia y de nuestro país: la prestación de jornadas laborales completas, e incluso superiores a las establecidas en los convenios, con contratos a tiempo parcial”, ha señalado el secretario de Empleo de CCOO-Toledo, Federico Pérez.

“Sabemos que el volumen de horas no declaradas es mucho mayor que el detectado y sancionado por la Inspección en Toledo, apenas la punta del iceberg, porque lo que es indudable, y así lo ha señalado el propio responsable de la Inspección, es que detectar, constatar este fraude es, para los inspectores de trabajo, una labor muy difícil, extraordinariamente complicada. La propia legislación laboral es complaciente con su existencia, no facilita su persecución e incluso lo favorece por la proliferación de contratos parciales y por la inexistencia de obligación de registrar en las empresas las horas realmente trabajadas.

Pero la tarea que han llevado a cabo los inspectores, además de poner sobre la mesa este agujero negro de los muchos que padecen las relaciones laborales en nuestro país y de sancionar a unos cuantos empresarios rastreros, sí debe servir como aviso a navegantes.

Es por ello muy valiosa, merece nuestro aplauso, merece el reconocimiento social y, lo que es aún más importante, merece el agradecimiento de los empresarios honrados que tienen que competir con otros que también se llaman empresarios pero que en todo caso son, cuanto menos, tramposos y defraudadores.