Nacional

La presidenta de AMFAR ha clausurado este fin de semana la Jornada “Participación y Presencia de las Mujeres en los Órganos Directivos Agrarios”

AMFAR defiende la incorporación de la mujer al sector agrario como respuesta a la despoblación aragonesa

Merino clausuraba este fin de semana la Jornada “Participación y Presencia de las Mujeres en los Órganos Directivos Agrarios” organizada por AMFAR en Zaragoza

La Comarca

06/11/2017

(Última actualización: 06/11/2017 21:13)

Imprimir

La presidenta nacional de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR), Lola Merino, ha afirmado en Zaragoza que “la incorporación de las mujeres y los jóvenes al sector agrario son una buena respuesta al problema de la despoblación y la falta de relevo generacional en el campo, dos problemas que sufre el mundo rural en nuestro país, y especialmente la región aragonesa”.

Merino, que clausuraba este fin de semana la Jornada “Participación y Presencia de las Mujeres en los Órganos Directivos Agrarios” organizada por AMFAR en Zaragoza, ha recordado que el 30% de la población femenina aragonesa vive en el medio rural, lo que supone un colectivo de 200.000 mujeres rurales. Un dato que pone de manifiesto, ha dicho, el peso que tienen las zonas rurales en Aragón, una región donde uno de cada cuatro de sus 731 municipios tiene menos de 100 habitantes.

En el transcurso de su intervención, la presidenta de AMFAR ha incidido en la importancia de incrementar la presencia y participación de las mujeres no sólo como profesionales del sector agrario, sino también en los órganos de representación de éstos, en las cooperativas, en las opas, y en todas las esferas donde se toman decisiones. “Las mujeres tenemos que estar presentes para poder dar voz a todas aquellas que desafortunadamente siguen haciendo una labor invisible en el sector primario, una situación injusta y discriminatoria que sucede en pleno siglo XXI”.

Para Merino, la mujer rural debe aprovechar todas las oportunidades a su alcance como es la Ley de titutlaridad compartida en las explotaciones agrarias. “Una Ley que ha significado un gran logro para las mujeres rurales de este país ya que permite visibilizar su trabajo, y ver reconocidos sus derechos y beneficios en igualdad de condiciones con su cónyuge, pero que tras más de cinco años de funcionamiento no ha dado los frutos esperados”. Tanto es así, que en la región aragonesa tan sólo 6 mujeres se han acogido a esta nueva figura legal, de las 290 que hay en total en España.

La jornada ha contado también con las intervenciones de María Jesús Martínez del Campo, concejal del Ayuntamiento de Zaragoza, Dolores Serrat, diputada regional en las Cortes de Aragón, Susana Ruberte, primera mujer enóloga de la región y gerente del Grupo Ruberte.

La jornada también contó con las intervenciones de Beatriz Villellas, ganadera oscense; María Ángeles Echeverría, agricultora epilense, y Consuelo Aznar, presidenta de AMFAR Zaragoza.

Esta actividad forma parte del Programa Integral para la Promoción de la Mujer Rural y cuenta con la financiación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.