Ciudad Real

En un comunicado de prensa

CSIF denuncia que la Educación de Castilla-La Mancha tiene el porcentaje más alto de jornadas parciales de toda España

El 42,3% explica las vacantes sin cubrir y alumnos sin profesores, ya que esas jornadas perpetúan la precariedad laboral en el sistema público

La Comarca

17/10/2017

(Última actualización: 25/10/2017 19:36)

Imprimir

Castilla-La Mancha es la comunidad autonómica con el porcentaje más alto de jornadas parciales (42,3 por ciento) de toda España, dato que permite entender el actual colapso del sistema educativo de la región, con plazas sin cubrir y asignaturas que aún no cuentan con profesor, cuando ya ha pasado más de un mes desde el inicio de curso.

Durante el mes de septiembre se contrataron a nivel nacional un total de 36.621 interinos, de ellos 9.451 en jornadas parciales (25,70 por ciento). Castilla-La Mancha se encuentra muy lejos de comunidades como Madrid (8,57 por ciento), Extremadura (11,05 por ciento) y Cataluña (16 por ciento). Los datos, recogidos por el Sector Nacional de Educación de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), muestran de forma significativa la polaridad del sistema educativo en el territorio nacional, y desgraciadamente Castilla-La Mancha se encuentra en el último lugar del furgón de cola. Es más, las jornadas parciales han aumentado un 4,5 por ciento más en el curso académico 2017-2018; en total, la región cuenta con 1.290 jornadas parciales frente a 1.758 jornadas completas.

Esta oferta de la consejería de Educación provoca que muchos aspirantes a interinos decidan renunciar a las plazas vacantes debido a la precariedad laboral que se genera, con sueldos y cotizaciones a la seguridad social bajas y enormes dificultades para vivir fuera del domicilio habitual. Además, los interinos a media jornada que imparten materias como Lengua, Matemáticas o Inglés, han de acudir al centro de trabajo al menos cuatro días a la semana, dedicación que contrasta con el salario recibido.

En definitiva, las medias jornadas, además de perpetuar condiciones de precariedad laboral entre el profesorado, suponen un grave problema para la gestión de las bolsas de interinos y de la organización de los centros, por eso debemos limitarlas si queremos una enseñanza pública de calidad.

Existen comunidades autónomas cuyas jornadas parciales no se reflejan en el siguiente cuadro, como Andalucía, Valencia, País Vasco, Canarias o Baleares, ya que aún no han computado la totalidad de asignaciones, aunque el número de jornadas parciales en el curso 2016-2017 era muy inferior a las de Castilla-La Mancha.