Opinión

Artículo de Opinión de Fernando Barredo de Valenzuela

José García Molina: La quintaesencia del cinismo

Fernando Barredo de Valenzuela

02/10/2017

(Última actualización: 03/10/2017 09:29)

Imprimir

El artículo de EL PAÍS, con las calumnias de Guillermo Pérez-Reyes y Manuel Vázquez Jaén contra mí, se editó en internet la noche del13 al14 de julio, con la fecha del14 porque era el día en que lo leería el público. De hecho, el propio medio lo dató: Madrid 14 JUL 2017- 06:28 CEST

Ese mismo día, el14 de julio de 2017, el secretario general de PODEMOS Castilla-La Mancha José García Melina intentó hacer creer que, habiendo ya leído el difamatorio artículo, convocó al Consejo de Coordinación (militantes de las distintas provincias), reunió al Consejo, hizo una consulta a la Secretaría de Organización Estatal (Pablo Echenique), recibió la respuesta de la SOE, hizo una consulta al equipo jurídico, recibió la respuesta del equipo jurídico, trataron el asunto, llevaron a cabo una votación, confeccionaron el Acta y me enviaron la notificación pisoteando mi legal presunción de inocencia e impidiéndome ejercer mi derecho fundamental de defensa al no darme siquiera audiencia de un minuto antes de sancionarme.

La notificación que recibí de la Secretaria de Organización Autonómica, María Díaz, remitía los hechos a la fecha imposible del sábado 13, y en el Acta que se me envió de la Asamblea Extraordinaria(mente sospechosa) no se consignó lugar de reunión, no se citó ni la provincia de la misma, o si en vez de reunión lo arreglaron por teléfono o por internet.

No se me indicó en base a qué Artículo (inexistente) de qué Reglamento se ejecutaba mi suspensión, sin que la Comisión de Garantías Democráticas hubiera designado instructor/a, ni se me indicó si podía alegar o recurrir ante algún órgano ni si tenía plazo para hacerlo,ni se me indicó

a partir de qué momento actuaba la suspensión cautelar, arbitraria, sumamente injusta y totalmente irregular.

A esta chapuza antidemocrática la ha calificado en prensa, para colmo, José García Melina una decisión "INMACULADA", usando este término teológico como si hablase iluminado por algún "espíritu santo". Este obisPODEMOS está peor de lo que parece o cree que lo está la gente,siendo graves ambas posibilidades cuando él se coloca como vicepresidente de Castilla-La Mancha arrodillado en el reclinatorio ante el PAPAJE. Para colmo, este iluminado invoca la Ley Orgánica de Partidos Políticos, en la que la presunción de inocencia actúa de pilar, y en la que la medida de suspensión cautelar se circunscribe a militantes que hayan sido detenidos, puestos a disposición judicial y que hayan salido con cargos siendo declarados judicialmente "investigados", y que el juicio oral en el que se vayan a dirimir sus responsabilidades esté ya abierto. Ninguna de esas situaciones tiene que ver con la mía, ya que sólo he sido vilmente calumniado por dos militantes del partido, y denunciado internamente ante la Comisión de Garantías Democráticas por uno de ellos alentado por el propio José García Melina, que siente inquina hacia mí, único consejero regional que le he pedido la contabilidad completa y el acceso a todos los movimientos bancarios del partido.

Una vez que la policía ha señalado a Guillermo Pérez-Reyes y a Manuel Vázquez Jaén,los individuos que me han calumniado miserablemente, como los presuntos autores intelectuales de las graves lesiones que me produjo un sicario enviado, que la policía ha concluido que se trata de un hijo del propio Pérez-Reyes, experto en artes marciales y de formación militar, la persistencia de Melina en mantenerme ilegalmente la suspensión sólo puede llevar a una conclusión: el verbo cínico, hecho carne, ha llegado al Gobierno Regional, y va a pegar su culo al sillón hasta que se lo consagren.