Región

Crónica de José Verdugo

Steppas in tha Ghetto: La cultura Hip Hop inundó Quintanar de la Orden

Es la segunda edición que se celebra en la localidad

José Verdugo

27/09/2017

(Última actualización: 27/09/2017 19:57)

Imprimir

Desde las nueve de la mañana comenzaron las actividades de la segunda edición del festival Steppas in tha Ghetto en Quintanar. Las puertas del Silo se abrieron y momentos más tarde, empezaron a llegar varias personas con maletas y cajas, con espráis, plantillas… y, sobre todo, con ideas, con ganas de demostrar que otra cultura es más que posible. La exhibición de graffiti ya se esperaba desde bien temprano, y un gran mural, que había sido realizado la noche anterior por los artistas barceloneses Dase y Fert, y que recordaba unos versos del Quijote: “Si los perros ladran, Sancho, es señal que cabalgamos”, sirvió para decorar los aledaños de la Biblioteca Municipal, donde tuvieron lugar las actividades para los más pequeños.

Talleres de pensamiento y escritura creativa

Jorge Sánchez e Iván “Dyso” Pérez fueron los encargados de abrir las mentes, crear conciencia y compartir experiencias con más de una decena de jóvenes que participaron en el taller de pensamiento y escritura creativa. Jorge ya es conocido en la localidad por los talleres de filosofía para niños que ha llevado a cabo en la Biblioteca en varias ocasiones.

Para ellos, el objetivo de este taller fue “construir una sinergia entre pensamiento y escritura creativa”, afirma “Dyso”, con el trasfondo de la mujer, figura muy presente en esta edición del festival. Quieren hacer de la filosofía algo que llame la atención de los niños, porque, según nos cuenta el propio Jorge, “es necesario, y más en el tiempo en el que vivimos”.

Ambos han llevado a cabo varias actividades en la región, enfocadas a diferente tipo de participantes, pero las que se desarrollaron aquí fueron especiales. Los niños “tienen voz, y es tan válida como la de los adultos”, cuenta Dyso. A ambos, amantes de la poesía y de la creación cultural, les sorprendió mucho el resultado de los talleres, ya que el lenguaje, las expresiones e incluso las contraposiciones de los más jóvenes fueron muy destacables.

La mujer en el Hip Hop: una contínua reivindicación

Diandra León es una de las organizadoras del festival, y quien tuvo la idea de hacerlo realidad en 2016. Tanto ella como el resto de sus compañeras y compañeros han trabajado duro durante meses para poder convertir Quintanar de la Orden en uno de los epicentros de la cultura Hip Hop en Castilla-La Mancha.

Ella cuenta que todo empezó a partir de un colectivo de Scratchers (dj) que querían empezar a difundir su actividad fuera de las zonas de Madrid. Según Diandra, este festival trata de llamar la atención de la gente del municipio y alrededores para que conozcan más los elementos de esta cultura urbana, por eso se ha tratado de dar cabida a todas las expresiones posibles tanto en esta edición como en la anterior.

Este año el Ayuntamiento de Quintanar ha vuelto a colaborar con la organización del festival, como cuenta Diandra, que charla con nosotros junto a su compañero Digor tras la barra que montaron para el evento. “Teníamos que hacer un proyecto en condiciones…más avanzado que el del año pasado”. Para la organización se han involucrado tanto los ocho componentes de “Escuela Lírika” (Denko, Jimmy G, Ele, Jultav, Naro, Digor Cachone y Estraperlo) como otros dos jóvenes: Elvira y Javi, que es el más jóven y viene desde Logroño.

Estos jóvenes quintanareños quieren que el festival sea un “punto de encuentro” para amantes de esta cultura, de artistas y de aficcionados, pero lo que más destaca es el papel “igualitario” que pretenden demostrar.

La mujer ha estado muy presente en esta edición desde el primer momento, y se podía respirar: una exposición fotográfica llevada a cabo por la fotógrafa malagueña Nerea Valdubieco, los talleres para ensalzar cualidades y textos creativos sobre la mujer, raperas, grafiteras… aumentar la presencia de la mujer, tal y como resalta Diandra, ha sido una de las principales aspiraciones para conseguir llevar a cabo la segunda edición del festival.

Otra de las actividades con las que se pretendía demostrar y reivindicar este papel fue la charla impartida por Laura Villalba, que trataba el papel de la mujer en el Hip Hop, no solo en nuestro país, sino fuera de él. Desde los orígenes hasta la actualidad, una de las impulsoras del llamado “Espacio Femirockers”, puso en valor la importancia que ha tenido el feminismo y las mujeres en el mundo del rap.

El Hip Hop, en escena

Durante toda la jornada la cultura estuvo presente en Quintanar de la Orden, en todas sus expreseiones. Diandra y Digor creen que el festival tuvo una “brutal acogida”, porque hubo diferentes vías artísticas para hacer llegar la cultura urbana “desde la poesía hasta la reflexión, pasando por la fotografía”, nos contó Digor.

Con este festival han pretendido compartir la cultura y poner en valor el trabajo de las personas, de sus obras y de su acción, ya que “muchos trabajan y se dedican a ello”, explica la organizadora. En Steppas in the Ghetto han dado pie al intercambio, al “trueque” como ellos mismos contaban y a que “los jóvenes cojan ejemplo con todas estas muestras artísticas”.

Una veintena de graffiteros trabajaron durante toda la jornada en sus murales, todos ellos diferentes entre sí, con variopintas técnicas y dibujos. Emilio, más conocido como “Zhek”, de Miguel Esteban, hizo un tributo en su mural al rapero estadounidense Eazy-E, en el que combinó colores y su propia técnica, pero no todos los artistas eran de la región, muchos venían de otros lugares de España como Madrid, Barcelona, Granada o Sevilla. La organización se ocupó de aportar los materiales pero fueron los artistas quienes pusieron color y arte a los muros del Silo quintanareño, y aguantaron las altas temperaturas del día para este fin.

Las primeras horas estuvo Dj Pata poniendo ritmo a los primeros trazos de color, y por la tarde se sucedieron los eventos principales en el mismo espacio. Primero, la demostración de scratch que tuvo lugar gracias a los participantes de Skratch Elementz, colectivo madrileño que reune a varios dj de la zona para compartir sus técnicas y sonidos. El scratch se fundamenta en “rasgar” con la mano el vinilo para producir un efecto de “rajado” o “arañado”, que son los términos en los que se puede traducir el anglicismo scratch. Entre ellos, también estuvo presente el dj del colectivo quintanareño “Escuela Lírika”, conocido como Cachone, y que es el encargado de poner la música del grupo.

Las batallas de gallos -peleas de rimas entre dos personas, en la que se pone a prueba la improvisación, la rapidez y la eficacia- fueron el elemento más llamativo de la jornada. Llegaron como novedad en este segundo año del festival y consiguieron reunir a más de 100 personas en torno al escenario al que se subieron más de una decena de “gallos”, la mayoría de ellos eran de la comarca y pusieron la clave en las rimas, con el objetivo puesto en el contrincante, para conseguir llegar hasta la última batalla.

La batalla la consiguió ganar “Lukas”, quien puso el broche a esta primera edición de Batallas in tha Ghetto, que comenzó a calentar los motores de la tarde-noche quintanareña y fue uno de los momentos más esperados del día, tras el que comenzaron los conciertos preparados para la ocasión.

El broche final lo pusieron los conciertos

El cielo quintanareño ya había anochecido casi por completo y las bases empezaron a soltarse. Era el momento de los conciertos. Sobre el escenario estuvieron Fanso (Craneo y Lasser), Residentes, los propios Escuela Lírika y Diandra con su nombre artístico Estraperlo, así como Dj Cot.

Tanto Cráneo como Lasser son dos raperos bastante conocidos en la escena madrileña, donde se han subido a escenarios junto a artistas como Bejo y Rels B. En esta ocasión estuvieron en Quintanar para presentar sus últimos trabajos, tanto “La Isla”, como “Dalsy”. También dejaron caer otros temas más clásicos sobre la tarima y ante un público bastante fiel.

Junto a ellos, otros raperos experimentados, Residentes, también pusieron la nota muy alta para el evento. Vinieron desde las Canarias a poner La Mancha patas arriba, con los ritmos producidos por M.Padrón, MC y beatmaker que ha hecho grandes colaboraciones dentro del mundo underground del rap en nuestro país, ritmos a los que ponía la mezcla Dj Full FX acompañado por Emblema, otro gran MC distinguido dentro de la escena.

Escuela Lírika y Estraperlo ya son bien conocidos entre la juventud tanto quintanareña como de la comarca. También quisieron estar presentes, cómo no, en el festival que ellos mismos organizaron, y supuso otro de los momentos más especiales en este festival, que ha cumplido dos años con el nivel bien marcado y con muchos retos por asumir y barreras por superar.

Ellos lo han tenido claro: quieren poner en valor esta cultura en la comarca manchega y reivindicarse como punto de encuentro. Este evento es una actividad clave para conocer las diferentes expresiones dentro del mundo del Hip Hop, y para comprobar que también existe un amplio panorama en la región, que tiene en Quintanar de la Orden uno de los epicentros y que seguirá peleando por crecer y convertirse en un gran evento de referencia.

Para que todo saliera perfecto, la organización contó con el apoyo del Ayuntamiento de Quintanar, así como de las decenas de empresas que han contribuido con su granito de arena. Ahora, los organizadores piensan ya en una tercera edición, que se celebrará el próximo verano y para la que esperan poder seguir creciendo y demostrando que la cultura Hip Hop tiene su sitio guardado en Quintanar de la Orden.