Nacional

Hemos dejadp de utilizar muchos dispositivos de uso cotidiano

Lo que el smartphone se llevó

Quién sabe cómo será el escenario en unos años, pero invenciones como las impresoras 3D y tendencias como la economía colaborativa prometen revolucionarlo todo en un futuro no muy lejano

La Comarca

01/08/2017

(Última actualización: 01/08/2017 20:06)

Imprimir

Si tuviéramos la oportunidad de coger el DeLorean del doctor Brown, acelerarlo hasta los 140 kilómetros por hora, volver al pasado y visitar la casa de nuestros ancestros, nos percataríamos de una cosa. En los hogares de antaño, el número de objetos era mucho menor que los dispositivos, cachivaches y artilugios que cualquier ciudadano de a pie acumula en su morada en la actualidad.

Esto tiene sentido ya que la tecnología y la industria han permitido que máquinas que hubieran parecido imposibles hace 100 años, como un televisor o una simple máquina de afeitar eléctrica, sean asequibles para la mayor parte de la población hoy en día. También otros bienes de consumo como la ropa han visto disminuir su precio. Tanto es así que, todo hijo de vecino puede contar con un fondo de armario que haría envidiar a la misma dinastía francesa que utilizaba seda y encaje para limpiarse cierta parte del cuerpo de la que casi todos tenemos cierto pudor.

Sin embargo, la aparición de los ordenadores personales y más tarde aparatos como el Smartphone han hecho que en cierta medida dejemos de utilizar muchos dispositivos de uso cotidiano. Por supuesto, esto no significa necesariamente que usemos cada vez menos gadgets, ya que también salen al mercado centenares de artilugios como estos que nos hacen la vida más fácil y no son sustituidos por los teléfonos inteligentes.

Pero entre el club de los gadgets que se han visto resentidos al vendaval que ha supuesto el Smartphone encontramos algunos tan queridos como el Radiocasette, el MP3, el Discman o recientemente el iPod, que se ha dejado de comercializar. Sin duda, los teléfonos inteligentes y los ordenadores, unidos a aplicaciones como Spotify, han hecho que los anteriores reproductores de música se queden totalmente obsoletos; tanto por la cantidad de diferentes estilos musicales que disponemos a golpe de clic, así como por la comodidad que supone tener un reproductor musical en nuestro propio smartphone.

También otro aparato que ha vivido un gran declive en los últimos años ha sido la cámara digital. En su día fue una gran revolución y parecía que había venido para quedarse, pero salvo en el ámbito profesional y amateur, se han dejado de utilizar. La razón principal es que cualquier Smartphone contiene una o dos cámaras con unas prestaciones más que suficientes para la mayoría de los usuarios, que quizá incluso sean suficientes para ganar certámenes como éste. Además de ello, el hecho de poder estar conectado a Internet y poder editar las fotos o videos de forma fácil con el teléfono, hace de éste un aparato muy atractivo para compartir fotos en redes sociales. Algo que bastante gente desea y busca de manera casi diaria mediante aplicaciones como Instagram.

Asimismo, el Smartphone ha asumido las tareas que les eran atribuidas a otros aparatos, que aunque de menor uso que las cámaras digitales o los reproductores de MP3, también desempeñaban un papel importante en nuestras vidas. Tal es el caso de las calculadoras, las guías de viaje y los mapas, los despertadores, los cronómetros o incluso las videoconsolas, ya que hoy en día se pueden reunir todas estas funciones en una simple cajita de plástico que cabe en nuestra palma de la mano.

Quién sabe cómo será el escenario en unos años, pero invenciones como las impresoras 3D y tendencias como la economía colaborativa prometen revolucionarlo todo en un futuro no muy lejano, y hasta quizá sea el Smartphone otra cosa más de lo que el viento se llevó.