Deportes

Jornada 27. Segunda División. Grupo 3

La derrota del Sevilla da la permanencia al Salesianos Puertollano

El conjunto sevillano, marca el inicio del grupo de tres equipos que descienden en la clasificación, y su derrota lo deja con una diferencia insalvable de 10 puntos con respecto al Salesianos

La Comarca

07/05/2017

(Última actualización: 07/05/2017 23:37)

Imprimir

A pesar de caer derrotado por 3-2 en Loja, el Salesianos Puertollano ha asegurado matemáticamente la permanencia en la liga de la Segunda División Nacional Femenina de Fútbol Sala.

La derrota del Estudiantes de Sevilla, equipo que marca el inicio de los puestos de descenso, en la pista del Vicar, deja un margen en la clasificación de 10 puntos a favor del conjunto industrial que son imposibles de remontar en los tres últimos partidos, con lo que al final del partido la plantilla del Salesianos celebró el éxito de toda una liga a pesar de no sacar nada positivo de tierras granadinas.

El encuentro disputado esta mañana ha estado muy igualado con los dos equipos presionando en todo momento y aunque el Salesianos fue siempre por delante en el marcador durante la primera parte, un gol en el último instante dejó el empate 2-2 al descanso.

En la segunda parte marcaban las granadinas el gol que significaba el 2-3 del partido y la victoria final para el equipo local, a pesar de las muchas ocasiones generadas por las puertollanenses.

El técnico del Salesianos, Óscar Díaz, afirmaba en declaraciones a nuestro digital que el resultado del partido ha estado “en el detalle de marcar ese gol y en las muchas ocasiones sin consecuencias para su equipo”. No obstante consideraba que esta derrota tenía un sabor muy dulce ya que “conseguir la permanencia a falta de tres jornadas para el final de una temporada en la que descienden tres equipos tiene mucho mérito”.

El Salesianos Puertollano es el 12º clasificado, empatado a 34 puntos con el Hispania (13º), y a solo 2puntos del Monachil (11º) y Vicar (10º). La próxima semana recibirá al Jimbee Roldán FSF en un partido donde celebrará con su afición el éxito de haber asegurado matemáticamente la permanencia.