Nacional

España sólo registra 272 mujeres incorporadas en la Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias

AMFAR coincide con el Parlamento Europeo en dar mayor visibilidad a las mujeres del campo

La Comarca

26/04/2017

(Última actualización: 27/04/2017 07:51)

Imprimir

La Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR) valora positivamente que el Parlamento Europeo (PE) haya destacado el papel activo de las mujeres rurales europeas, reconociendo su contribución a la economía y planteando medidas que fomenten la igualdad de oportunidades para mejorar la situación y las condiciones laborales de las mujeres en el campo.

AMFAR coincide con el Parlamento Europeo en la necesidad de impulsar medidas que impliquen a los gobiernos europeos y a la Comisión Europea que pongan fin a la desigualdad y den mayor visibilidad al trabajo de las mujeres en el campo.

En este sentido, AMFAR recalca que la brecha de género continúa siendo muy elevada en el sector agrario, ya que sólo el 30% del total de titulares de explotación son mujeres, una cifra que no representa en ningún caso la participación femenina en las tareas agrícolas y ganaderas del territorio español.

AMFAR también comparte con la Eurocámara la necesidad de incluir la perspectiva de género en el reparto de las ayudas de la Política Agrícola Común (PAC). Una iniciativa que, según la presidenta nacional de AMFAR, Lola Merino, aumentaría la presencia de mujeres en el sector agrario, sobre todo si se mantienen y se mejoran los subprogramas temáticos sobre las mujeres rurales en la futura reforma de la PAC.

A juicio de Merino, es imprescindible promover la titularidad compartida en las explotaciones agrarias, ya que según datos del Ministerio de Agricultura a fecha de 18 de abril, España sólo incluye a 272 mujeres, una cifra “insignificante” teniendo en cuenta las miles de mujeres que diariamente trabajan en el campo español.

Por último, AMFAR aplaude la iniciativa del Parlamento europeo de incluir una medida específica en el FEADER para promover el empleo femenino en las zonas rurales, así como para mejorar las condiciones laborales y la participación de las mujeres en la toma de decisiones.