Cultura

Cuarenta y siete piezas de hierro y bronce de gran valor histórico-arqueológico

Oppida culmina el proceso de restauración de un valioso conjunto de armas y metales procedentes del yacimiento del Monastil

Oppida se encuentra inmersa también en la investigación de nuevos asentamientos localizados en las inmediaciones de la antigua ciudad de Laminium (Alhambra)

La Comarca

07/03/2017

(Última actualización: 08/03/2017 09:47)

Imprimir

Oppida, entidad privada dedicada a la investigación científica histórico-arqueológica, y a la conservación patrimonial, ha culminado el proceso de restauración de un conjunto de cuarenta y siete piezas de hierro y bronce de gran valor histórico-arqueológico pertenecientes al Museo Arqueológico de Elda (Alicante).

El trabajo desarrollado por Oppida ha consistido en la conservación y restauración de un total de cuarenta y siete metales de hierro y bronce. Los materiales forman parte del fondo histórico del Museo Arqueológico de Elda, quien los ha reunido recientemente en una exposición que muestra el trabajo realizado.

Entre los objetos de hierro que han sido tratados se encuentran varias puntas de jabalina, puntas de lanza, puntas de pilum y podón, fragmentos de regatón, diversas anillas de hierro, hojas de cuchillos curvos y rectos, hojas de espadas afalcatadas, y cinceles cilíndricos.

Por lo que respecta a las piezas de bronce, destacan diversas anillas, puntas globulares de vaina, un conjunto de doce fíbulas de diversas tipologías -hoja de laurel, con pie, imperdibles clásicos-, tachuelas de sandalia -caligae-, un tintinabulum -campanilla-, un cascabel, así como un conjunto de siete monedas romanas bajo imperiales.

M. Isabel Angulo Bujanda ha sido la técnico-restauradora de Oppida encargada del tratamiento de los materiales arqueológicos que han contribuido a la estabilización y conservación de los mismos. El trabajo ha consistido inicialmente, en el estudio e identificación detallado de la morfología de las diferentes piezas. Posteriormente, cada pieza ha sido tratada de manera individualizada, atendiendo las demandas que cada material precisaba, asociadas fundamentalmente a las alteraciones propias de cada objeto. A grandes rasgos, los trabajos han consistido en una limpieza mecánica de los productos de corrosión presentes en la superficie de los materiales y posteriormente se ha realizado un tratamiento de estabilización y protección de los mismos.

El director del Museo Arqueológico de Elda, el Dr. Antonio Manuel Poveda Navarro, ha destacado el interés que la institución está poniendo en la obtención de medios que posibiliten continuar con la restauración de los fondos históricos de los que dispone el museo, lugar en el que se encuentra depositado el principal de los materiales hallados procedentes del poblado ibérico y oppidum romano de Elo (El Monastil).

El Dr. Poveda organizó recientemente un coloquio sobre la presencia romana en el sureste hispano, motivo por el cual las piezas restauradas han sido expuestas desde noviembre de 2016 hasta febrero de 2017, pasando a continuación a engrosar la exposición permanente del museo.

Por su parte, José Luis Fuentes Sánchez, director de proyectos de Oppida, ha destacado la trascendencia del proyecto, pues no solo se ha frenado el deterioro de estas piezas, si no que se ha avanzado en el estudio y conocimiento de las mismas, debido a que la restauración ha permitido estudiar a fondo estos metales. El trabajo realizado ha posibilitado el descubrimiento de detalles funcionales y decorativos presentes en estas piezas que incrementan el valor histórico del conjunto.

Los metales objeto de esta intervención constituyen un valioso testimonio de la fase de contacto político-económica y cultural entre los contestanos -etnia ibérica localizada en el sureste mediterraneo- y los romanos, inmersos en la tarea de conquista y explotación de los grandes recursos de Hispania desde el s. III a.C.

La entidad de gestión patrimonial e investigación, con sede en Miguelturra, se encuentra en la actualidad inmersa en diversos proyectos de investigación de alcance provincial, regional, nacional e internacional. Entre sus más próximos se encuentran el estudio de contextualización de las cerámicas y mosaicos de la villa romana de Puente de la Olmilla (Albaladejo) en colaboración con Proyectos Antropos S.L., entidad para la que también desarrolla actividades en la villa romana de La Ontavia, el Calvario y el Castillejo del Bonete (Terrinches).

Oppida se encuentra inmersa en la investigación de nuevos asentamientos localizados en las inmediaciones de la antigua ciudad de Laminium (Alhambra), así como en diversos puntos situados en su acrópolis que están resultando de enorme interés para la comunidad científica. En próximas fechas dará comienzo una nueva fase de intervenciones arqueológicas en el casco urbano del municipium iuris latini de Laminio y su ager, siendo este enclave uno de los puntos más importantes de la provincia de Ciudad Real en época romana.

Los trabajos de Oppida también se desarrollan en la documentación tridimensional en diversos puntos de la geografía regional, como en Libisosa (Lezuza, Albacete), poblado ibérico y colonia romana que, bajo la denominación de Foroagustana, es uno de los principales referentes arqueológicos de la Península por volumen e importancia de los hallazgos, y cuyo destino a corto plazo será la declaración por el gobierno regional de Parque Arqueológico de Castilla-La Mancha.

La estela de trabajos 3D y documentación también se hace visible en el fortín bajo-imperial de Can Blai en Sant Ferrand de ses Roques (Formentera), así como en La Alcudia de Elche, antigua Ilici, en cuyos proyectos de investigación se encuentra esta entidad, desarrollando tecnologías de registro arqueológico tridimensional.

La participación de Oppida se ha hecho relevante en el yacimiento de Troia, (Setúbal, Portugal), trabajando sus equipos en la documentación de las oficinas 21, 23 y 24 de uno de los complejos de producción salsaria más importantes del Imperio Romano; dicho yacimiento se encuentra entre los candidatos a recibir la calificación de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Oppida revierte el 100% de los beneficios que obtiene, al desarrollo de actividades científico-técnicas y formativas, encaminadas a promover las investigaciones en la Oretania. En estos momentos se halla preparando nuevos proyectos que permitirán la identificación de antiguos enclaves ligados a la red de transporte y comunicaciones de la Oretania septentrional desde época prerromana. Así como un conjunto de comunicaciones y publicaciones de carácter académico que tratarán de aportar más luz, si cabe, a los complejos procesos político-económicos y culturales que afectaron a la Oretania y sus poblaciones durante y tras el sometimiento de Roma.