Región

Dirigidos a pacientes, familiares, estudiantes y profesionales

Cerca de 250 personas han participado en los Talleres de Ictus del Hospital de Talavera desde su puesta en marcha

El objetivo primordial es garantizar la continuidad de los cuidados que reciben los pacientes que han sufrido un ictus, por lo que se ofrecen herramientas y conocimientos adecuados para el manejo de estos pacientes, profundizando en el mantenimiento del estado de salud y la prevención de posibles recaídas

La Comarca

25/02/2017

(Última actualización: 26/02/2017 19:26)

Imprimir

Cerca de 250 personas han participado en los Talleres de Ictus del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), desde su puesta en marcha.

Esta iniciativa, organizada desde el Servicio de Neurología del centro, tiene como objetivo primordial garantizar la continuidad de los cuidados que reciben los pacientes que han sufrido un ictus, ha explicado el supervisor de Neurología y coordinador de los talleres, Rubén Veiga, por lo que se dirigen tanto a pacientes y familiares, como a profesionales y estudiantes.

Así, los talleres se centran en ofrecer las herramientas y conocimientos adecuados para poder mantener el estado de salud y prevenir posibles recaídas, al tiempo que se resuelven las posibles dudas relacionadas con el proceso de esta enfermedad.

Además, la iniciativa cuenta con la participación habitual de alumnos de distintas titulaciones del ámbito sociosanitario, como Enfermería, Técnico Auxiliar de Enfermería o Terapia Ocupacional, entre otras, que pueden de esta manera profundizar en sus conocimientos en el manejo de estos pacientes.

Aunque la previsión es que los talleres tengan una periodicidad quincenal, “se organizan en función de la demanda de los propios pacientes y familiares”, ha explicado Veiga, que ha destacado que “el nivel de satisfacción entre los usuarios es muy alto”.

Formación y pautas

Los talleres comenzaron a realizarse hace tres años y son impartidos por personal de Enfermería y asistentes sociales, cuya implicación ha sido “fundamental desde el primer momento”, ha destacado el coordinador de la iniciativa, que ha explicado que se ofrece a los participantes una formación práctica para afrontar las diferentes circunstancias a las que puede enfrentarse el paciente y su familiar en el día a día tras recibir el alta en el Hospital.

De esta manera, se les ofrecen pautas sencillas para la realización de las actividades básicas de la vida diaria, haciendo especial hincapié en cuestiones como la movilización del paciente, su alimentación y la higiene corporal.

Además, se presta asesoramiento de cara al proceso de rehabilitación del paciente a través de sencillos ejercicios que este puede realizar en su propio domicilio, y se ofrece información sobre los distintos recursos sociosanitarios disponibles en el Área Integrada de Talavera, además de tener especial atención al cuidador del paciente, ofreciéndole consejos y claves para evitar y prevenir su desgaste físico y psicológico.