Región

De la Cruz ha visitado hoy el laboratorio de la UAH donde se están llevando a cabo las pruebas

La Junta colabora en la primera fase de ensayos con bio-herbicidas para evitar la maleza en carreteras

Se trata de la primera fase, que ha concluido con éxito. La Consejería de Fomento está dispuesta a generalizar su uso si se demuestra su eficacia durante la segunda fase de campo, que tendrá lugar esta próxima primavera

La Comarca

24/02/2017

(Última actualización: 25/02/2017 09:35)

Imprimir

La cátedra de Medio Ambiente de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) ha concluido la primera fase de pruebas de campo y laboratorio mediante las cuales está ensayando la eficacia de un bio-herbicida contra la maleza que se acumula en los márgenes de las carreteras, cuyos resultados son “esperanzadores”, según ha afirmado la consejera de Fomento, Elena de la Cruz. Estas pruebas son consecuencia de un convenio que firmaban el Gobierno que preside Emiliano García-Page y la Fundación General de la Universidad alcalaína el pasado mes de noviembre con el objetivo de investigar un producto sustitutivo a los tradicionales herbicidas cuya composición química incluye glifosatos, altamente eficaces contra la proliferación de maleza en las cunetas de la red viaria pero nocivos para el medio ambiente.

El acuerdo, entre la Consejería que dirige Elena de la Cruz y la Cátedra de Medio Ambiente de la UAH, abría la puerta a estos ensayos, que dieron comienzo con carácter inmediato a la firma del convenio a finales del otoño pasado y que se prestan a estudiar sobre el terreno la eficacia del producto sustitutivo durante la próxima primavera en la Autovía de los Viñedos, cuando la maleza que rodea las calzadas representa una amenaza mayor para la seguridad de los conductores, ya que reduce la visibilidad en los trazados, cubre parcialmente la señalización vertical y disminuye la anchura efectiva de las cunetas. Esta segunda fase será la que determine la viabilidad final del bio-herbicida que está siendo testado.

Los productos a base de glifosatos para estos usos están ahora mismo en un período de moratoria otorgado desde la Unión Europea, que tiene prevista su retirada definitiva en 2022 por mandato del Parlamento Europeo. Mientras las industrias químicas desarrollan algún herbicida alternativo para su comercialización a partir de ese año, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha optado por emprender esta investigación para anticiparse, propiciando la realización de las pruebas en colaboración con la Universidad que se están coordinando desde el Centro de Química Aplicada y Biotecnología del campus alcalaíno.

Elena de la Cruz, que ha visitado las instalaciones en compañía del director general de Sostenibilidad y Planificación Territorial de la Consejería, Javier Barrado, y del director general de Carreteras y Transportes, David Merino, ha reiterado la intención del Ejecutivo castellano-manchego de generalizar el uso del bio-herbicida, también llamado “Wood vinegar” o “vinagre de madera”, en las operaciones de mantenimiento de la red viaria regional, integrada por casi 8.800 kilómetros, siempre que no comprometa la seguridad vial por falta de contundencia.

La Consejería considera que la limpieza integral de toda la red viaria por medios mecánicos no sólo es dificultosa por razones de coste, sino que supone un peligro añadido para la seguridad de los conductores y de los trabajadores al aumentar el tiempo de permanencia de equipos y maquinaria estacionados en los márgenes de las carreteras.

Compromiso medioambiental

Elena de la Cruz ha subrayado que el Gobierno de Castilla-La Mancha tiene un “alto interés” en que los ensayos del bio-herbicida sean un éxito, “no sólo porque estamos comprometidos con el medio ambiente, como estamos demostrando en la propia construcción de carreteras con mezclas asfálticas novedosas y técnicas de construcción que aprovechan materiales reciclados”, sino porque erradicar los glifosatos permitiría a la comunidad autónoma adelantarse varios años en el cronograma fijado por la moratoria europea.

El “Wood vinegar” es un líquido biológico obtenido de la condensación de gases durante la pirólisis de residuos forestales y agrícolas. En el Centro de la Universidad de Alcalá de Henares visitado por la consejera investigan otros procesos de conversión de la biomasa en diferentes subproductos de alto valor añadido. De la Cruz ha reseñado este aspecto en una región donde los residuos de masa forestal son abundantes, puesto que su reutilización “favorece la economía circular” mediante nuevos aprovechamientos ecológicos a los que se podrá extraer mayor partido en el futuro gracias a estudios de campo como los que se están practicando en este centro alcalaíno.

En la visita han acompañado a la consejera el delegado de la Junta de Comunidades en Guadalajara, Alberto Rojo y el director provincial de la Consejería de Fomento, Julio Calle. Por parte de la Universidad han asistido el director técnico de la Cátedra de Medio Ambiente, Juan Luis Aguirre, el vicerrector de Guadalajara, Carmelo García, la presidenta de la Fundación General de la UAH, María Teresa del Val y el director del Centro de Química Aplicada y Biotecnología, Juan José Vaquero.

Adjuntos

Elena de la Cruz - Alternativa glifosato I:

Elena de la Cruz - Alternativa glifosato II: